Deportes

"Es mentira que la plantilla estuviera 3 meses sin cobrar, nos hace mucho daño"

El presidente del Atlético Sanluqueño, Manolo Fernández, contestó ayer a las acusaciones de Pepe Carrete. El dirigente verdiblanco se mostró especialmente dolido por las declaraciones de su exentrenador con respecto a que la entidad había estado tres meses sin abonar las nóminas de los jugadores. No sólo desmintió tal hecho, sino que añadió que "esto nos causa un gran daño en nuestra imagen en un momento en el que estamos en plena campaña de renovación de abonos. Por ello, exigimos que en un plazo de 48 horas se retracte de estas acusaciones, de lo contrario tomaremos las medidas legales que estimemos oportunas".

El dirigente verdiblanco no se anduvo por las ramas y comentó que "creo que Carrete ha perdido el Norte" y la rueda de prensa que ofreció en un conocido local de hostelería "más que verdades fueron las mentiras de Pepe Carrete". De este modo, precisó que Carrete "ha sido el entrenador con más privilegios en la historia del Atlético Sanluqueño; ha tenido a su alrededor siete personas. Hemos ido haciendo las cosas en la medida que económicamente hemos podido", aseveró.

De este modo, Fernández explica que "desde la junta directiva exigimos una rectificación pública por lo que ha dicho sobre que la plantilla ha estado tres meses sin cobrar. Es una mentira total. Se han pagado todos los meses y como mucho ha podido haber un atraso de 15 ó 20 días pero en ningún momento tres meses, ni siquiera dos. Nosotros hemos cumplido todos los meses, que haya habido un par de meses que por circunstancias de cobro, vale, pero nunca más. Esa mentira sólo conlleva un ánimo de hacer daño. Se pone en duda la estabilidad económica del club en un momento en el que estamos con la campaña de abonos, pero queda desacreditado por las personas que han estado en el club este año", dijo.

De esta forma, "exigimos que se retracte en 48 horas y, si no, presentaremos una querella criminal por levantar falsos testimonios e injurias, además de daños y perjuicios".

El presidente del Sanluqueño también quiso aclarar que en ningún momento se ha entremetido en la parcela deportiva, tal y como Pepe Carrete denunció el pasado jueves: "Nunca jamás ha habido una injerencia de ningún tipo deportivo. Miente en cuanto a eso". Y sobre la contratación del jugador que arribó en el mercado de invierno y que Carrete prefería cubrir otra demarcación, comentó lo siguiente. "Del futbolista que vino en el mercado de invierno se le dice que es Abel Calatayud y contesta que lo quiere porque dice que es un gran futbolista aunque prefería otra demarcación. En todo momento, el secretario técnico le informa del jugador que es".

También se refirió al espinoso asunto del contrato. Pepe Carrete asegura que tiene un año más de vinculación con el Sanluqueño y avisó que se personará con un notario el día que la plantilla comience los entrenamientos. Manolo Fernández señala que "llevaba tres meses diciendo que se iba. Efectivamente había un compromiso verbal pero en su momento concretamos que si una de las partes no estaba a gusto la relación no continuaba. Después de las celebraciones me dijo que se iba pero como vio que yo no lo intentaba convencer, cambió de opinión. Eso es algo que sabe él y lo sé yo", afirma.

Además, el presidente recalca que "el problema no lo ha tenido sólo con el presidente. Lo ha tenido con el secretario técnico, con los directivos, con los jugadores... Los jugadores han aguantado carros y carretas, en el campo y en el vestuario. Les ha faltado al respeto a los jugadores y los ha humillado en muchos casos. Pero los jugadores, aparte de formar una gran plantilla, han aguantado carros y carretas y han hecho de tripas corazón porque ahí hay gente que siente este club porque ha nacido en él", aseveró.

Parece que la situación tiene difícil situación. "Nuestro abogado está en contacto con el suyo y, a partir de ahí, no sé qué puede ocurrir. Yo no hablo de destitución, sino que el acuerdo queda roto y los juzgados también dan por bueno unos acuerdos que son verbales. Yo entiendo que los hombres tienen que tener palabra y espero que él cumpla con la suya. Si presume que siempre va por derecho, espero que así lo sea", comentó. "Él y yo sabemos que es verdad lo que estoy diciendo".

Tal y como advirtió el técnico, en la cena de Navidad se produce un triste episodio que significó un antes y un después en las relaciones con el presidente y el resto de la directiva. Un agrio enfrentamiento que en otro club, y con otro presidente, igual hubiera significado la destitución del entrenador: "Por el bien del equipo y del club decidimos seguir adelante. Tuvimos una bronca increíble pero la junta directiva habló, el equipo iba muy bien y tratamos de reconducir la situación, explica el presidente.

Fernández apunta también otra vía de agua en las relaciones. Al parecer, el técnico no tenía relación alguna con el secretario técnico. "Con Ali no quería tener ninguna relación. Desde el primer momento le hago siempre ver que Ali es el máximo responsable en la parcela deportiva y que él, en el organigrama deportivo, está por debajo. Se lo hago ver desde el primer encontronazo, aunque nunca llega a decirme o Ali o yo. No lo dice porque desde el primer momento sabía cuál era mi respuesta", explica el dirigente verdiblanco.

En otro momento de la conversación, el presidente del Sanluqueño alude a una frase que al parecer Pepe Carrete comentaba bastantes veces en el vestuario: "Hay una frase que ha utilizado durante toda la temporada en el vestuario y es que decía que 'Franco a mi lado era demócrata'. Es una frase que lo define perfectamente", comenta Fernández.

También alude a las relaciones con la plantilla y a las vacaciones de Navidad, cuando se coge diez días de descanso pero no hay descanso para los jugadores: "No te puedes ni imaginar lo que han pasado los jugadores. Había tres que tenían concertadas sus vacaciones de Navidad y las tuvieron que anular. Él cogió, se fue y le dejó el equipo a Chiqui y al preparador físico. Y cuando ganamos en Conil, la prensa le preguntó por el buen trabajo que había hecho Chiqui y Javier Ravelo y contestó que se había hecho todo lo que él había preparado. Los que estaban allí no sabían ni donde mirar. Esto es para escribir un libro", señala el presidente.

Por último, quiso dejar claro que "para mí la página de Pepe Carrete ha acabado. Los abogados están hablando para llegar a un acuerdo y nos tenemos que centrar en el trabajo de la nueva temporada. Nos duele que haya realizado estas declaraciones porque nos hacen mucho daño. Es el momento de hablar de fichajes, renovaciones, de la campaña de abonados, y no de un entrenador que ya es historia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios