Deportes

"Lo mejor está aún por llegar"

  • El centrocampista coriano del San Fernando Cristian Terán, el más joven de la plantilla azulina, afirma que "el equipo tiene un solo secreto, que no es otro que la tremenda unidad que existe en el vestuario"

No consigue hacer largas las respuestas, pero si piensa con tranquilidad lo que dice. Cuando abordamos a Cristian Terán ya sabemos que es un hombre tímido lejos del rectángulo de juego, joven, sobradamente preparado y con una ilusión tremenda, las ganas de hacer las cosas mejor por día que pasa. Cristian es el pipiolo del grupo, el más joven del plantel y por ello, principalmente, es introvertido.

Cristian Terán Sáez (Coria del Río, 14-06-1991), es un centrocampista con proyección, que ha intercalado su presencia en el once inicial azulino, con su ausencia en él, incluso en la convocatoria. Es un jugador con apuesta clara al futuro, que aprende por día que pasa y que saca partido de todo lo que ocurre a su alrededor.

Lo que sí es cierto es que el centrocampista isleño, al igual que el resto de sus compañeros, la afición y el cuerpo técnico vive un momento dulce. "Y actualmente somos tremendamente felices, porque nuestra felicidad está acorde con el grato momento que están pasando muchos aficionados, seguidores y socios", afirmaba añadiendo que "es maravilloso que te paren por la calle y te sigan dando ánimos, y te feliciten por lo que está pasando", por ello "estamos más a gusto que nunca, mucho más metidos y está claro que esta situación indica que lo mejor está, aún, por llegar", afirmaba.

Criado en las categorías bases del Coria, a la temprana edad de 17 años debutó con el primer equipo de la localidad sevillana para posteriormente "fichar por el Almería, aunque estuve un año cedido en la Balona, para volver al siguiente al Almería B donde jugué el pasado año antes de recalar en San Fernando".

En La Isla es "tremendamente feliz. Es una gran ciudad, y la gente me ha acogido a las mil maravillas. Estoy tremendamente a gusto en San Fernando y la verdad es que no lo estamos pasando muy bien", sentenciaba.

Esta claro que el momento por el que atraviesa el equipo se traduce en una comunión importante en el vestuario y la verdad es que, a pesar de ser el más joven del grupo "el vestuario es impresionante, con un grupo humano digno de elogios. Si alguna clave tiene que tener lo que estamos realizando, esa clave es el tremendo compañerismo que existe y lo bien que nos llevamos todos los componentes del plantel, tanto los que juegan, como los que se quedan fuera", apostillaba.

El caso de Cristian es complicado, ha pasado de ser titular algunos partidos a no ser convocado o, incluso a estar entre los dieciséis y no salir, situación que ocurrió el pasado domingo ante el Cartagena. "No pasa nada, seguimos trabajando repletos de ilusión y si sale un compañero y lo hace bien puesto tiene todo nuestro apoyo y todo nuestro cariño, lo importante es el grupo. Esta claro que a uno siempre le gustaría jugar, pero si el míster no lo cree oportuno, hay que poner el granito de arena desde la grada", explicaba.

Del futuro más inmediato es claro al sentenciar que "vamos paso a paso, partido a partido, sin prisas, pero sin pausas. Esto es complicado y a nadie se le escapa. Esta muy bien lo que hemos hecho hasta ahora. Esta muy bien los puntos que llevamos y donde estamos en la clasificación y todos nos alegramos, pero hay que seguir trabajando y luchando porque no se ha conseguido nada todavía", indicaba.

Parece una canción que les haya dicho Masegosa. "El míster trabaja también el aspecto mental y siempre nos pone los pies en el suelo porque sabe de las dificultades que nos podemos encontrar en cualquier momento. Él también es parte muy importante de lo que está ocurriendo y también se encarga de que este grupo permanezca unido".

Pero, para Cristian Terán todavía no se ha visto lo mejor de él. "Estoy dispuesto a seguir trabajando para demostrar mi valía y no me voy a rendir nunca, porque todavía no se ha visto lo mejor de mí. Creo que con esfuerzo y trabajo se pueden conseguir los objetivos y, además del lograr hacer mi mejor temporada, mi objetivo prioritario es volver a conseguir que el entrenador cuente con mi concurso, eso solamente se hace a base de trabajo y de sacrificio, porque está muy caro el poder entrar en el equipo en estos momentos", señalaba.

Se apresura para marcharse a la ducha y muestra un tremendo ánimo. Transmite confianza y ganas, muchas ganas, de lograr algo grande con el San Fernando, con su equipo actual. "Esa es la ilusión de todos. Por ello trabajamos día a día, para nosotros el ver a la gente disfrutar, como lo hizo el pasado domingo, es un síntoma de que las cosas se han hecho bien. Ahora estamos ahí, empatados a puntos con el primero, ocho partidos sin conocer la derrota, sumando victorias, pero vuelvo a insistir que todavía no hemos hecho nada, que hay que tener los pies en el suelo, que hay que seguir trabajando".

Habla de manera impropia para ser el más pequeño del grupo, el benjamín de la plantilla. Parece que se ha curtido en mil batallas y termina la sesión preparatoria con una merecida ducha. Cristian espera su nueva oportunidad para continuar progresando porque , se la va la vida en ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios