Tercera División

La igualada del Conil (1-1), para sacar pecho

  • El equipo de Javier Zafra da la cara en el difícil campo de la Lebrijana

Los jugadores del Conil tienen motivos para celebra el punto obtenido en Lebrija. Los jugadores del Conil tienen motivos para celebra el punto obtenido en Lebrija.

Los jugadores del Conil tienen motivos para celebra el punto obtenido en Lebrija. / Aragón Pina

Comentarios 0

Balompédica Lebrijana y Conil Club de Fútbol no han podido pasar del empate en el Municipal de Lebrija. Los locales han conseguido abrir la lata pero no han pasado ni cinco minutos cuando el marcador ha vuelto a marcar la igualdad con la que ha acabado el choque. El conjunto sevillano ha podido llevarse los tres puntos pero la mala fortuna le ha privado de tal privilegio, pues hay que contabilizar hasta cuatro disparos al palo y dos fallos, en sendos mano a mano, ante el portero de la escuadra jandeña.

El conjunto local no podía permitirse otro tropiezo en su particular camino hacia la permanencia, que es su primer objetivo esta temporada. Jugar con cabeza y minimizar el impacto de las pérdidas de balón iban a ser claves para poder separarse del descenso.

Desde el dominio, sin dejar jugar demasiado al Conil, la Lebrijana ha tratado de construir su juego a partir de un sistema de pases sencillos en la zona ancha del terreno de césped artificial; como se suele decir, en corto y al pie. Los visitantes, por su parte, han esperado al error de los locales para tratar de salir con velocidad al contragolpe y poder hacer daño, ya que Javier Zafra, el técnico, ha demostrado tener muy bien estudiado al adversario y saber por el cauce a través del cual hacerle más daño.

Tras el descanso, los locales se han puesto el mono de trabajo y han comenzado a llegar con más asiduidad a la portería de Gallego, a quien se le ha ido multiplicando el trabajo en su área. Al final, la insistencia ha tenido premio y Juande ha puesto por delante a los suyos. La alegría local, que ya se veía poniendo tierra de por medio con la zona baja, se ha apagado por completo en la siguiente jugada de ataque del Conil, ya que Mario García ha sido el encargado de sellar el empate final ante una afición local que no daba crédito a comprobar que la ventaja de los suyos había quedado anulada.

Este partido era, a priori, de obligada victoria para ambos conjuntos. Con la lucha por la permanencia en un puño, tanto locales como visitantes necesitaban sumar de tres en tres para distanciarse de la zona roja. Al que peor le ha sentado es a la Lebrijana, que se queda justo en la frontera con 16 puntos. Por su parte, el Conil se mantiene en una posición más cómoda pero todavía lo suficientemente cerca como para mirar de reojo a los equipos de abajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios