Fútbol | Segunda División B

El filial del Cádiz CF empieza ganando (2-0)

  • Dos golazos de Nieto y Marc Baró son suficientes para tumbar a Las Palmas Atlético

El cadista Nieto corre hacia la banda tras anotar el primer gol. El cadista Nieto corre hacia la banda tras anotar el primer gol.

El cadista Nieto corre hacia la banda tras anotar el primer gol. / LOURDES DE VICENTE

El Cádiz B empieza el curso futbolístico más extraño de la historia con una victoria de oficio y pinceladas de calidad ante un enemigo, Las Palmas Atlético, que llevó el peso del juego en muchas fases y que pecó de no profundizar más cuando mayores eran las muestras de debilidad en los propietarios del campo. El triunfo se puede considerar justo en un filial cadista que, por potencial, debe ir a más.

Hay que hablar de una primera parte de dominio alterno y pocas ocasiones del gol. El primer cuarto de hora fue de sopor y respeto para que ambos contendientes se midieran desde la distancia. Juanma Pavón no paraba de efectuar correcciones para que se le aplicara al juego más velocidad y se jugara mirando a la portería contraria.

Un centro-chut de Mady dio paso a los mejores instantes ofensivos del filial, que enlazó algunas llegadas siendo destacado un mano a mano de Nieto con Sergio, tras un buen pase de Chapela que no resolvió bien, así como un chut de Chapela que el portero del filial canario detuvo en dos tiempos.

Antes del primer gol de la temporada para el Cádiz B, Las Palmas Atlético dispuso de un buen ataque en una llegada de Iñaki hasta la línea de fondo pero su pase atrás no lo alcanzó Joel por poco. También hay que destacar una buena mano abajo de Juan Flere a tiro de Iñaki, uno de los más activos en el cuadro insular.

En el tramo final del primer periodo un centro desde la izquierda de Mady encontró la cabeza de Nieto, quien dio el giro adecuado para meter el balón dentro a pesar de que el portero estuvo a punto de alcanzarlo. Un gol hermoso para abrir la cuenta del encuentro y de la temporada.

El descanso impuso la lógica en ambos bandos; Juanma Pavón retiró al amonestado Boselli, que estaba más cerca de una segunda amarilla que de otra cosa, para dar entrada a Alberto Vázquez. El otro Juanma del banquillo canario, Rodríguez, dejó fuera a Joel y Alberto Moleiro para que Sato y Juanfe le dieran otro aire al ataque y al centro del campo.

En la segunda mitad el viento arreció y complicaba el juego si el esférico tomaba altura. Todo ello con Las Palmas Atlético que dio un paso al frente y puso una marcha más en busca del empate. Pavón sabía que tocaba reponer frescura y velocidad en la salida al campo rival y retiró a Mady para que Kike Carrasco asumiera esa función. Una de las esporádicas incorporaciones ofensivas estuvo a punto de ser el 2-0, cuando una acción ensayada acabó con el balón en botas de Nieto quien, con el portero batido, se topó con un defensor que salvó el gol sobre la línea.

El reloj avanzaba imparable y Juanfe lo intentaba en dos lanzamientos seguidos, uno de falta que repelió la barrera y otro en el rechace que se perdió fuera. Apretaba Las Palmas Atlético con más presencia que peligro, por lo que de nuevo se movió el banquillo cadista para que Kensly y Javi Pérez dieran aire a Nieto y Chapela. Ambos no tuvieron tiempo para acomodarse en el choque cuando una falta discutible en las inmediaciones del área canaria la clavó Marc Baró en la escuadra. Era el 2-0, que se podía considerar excesivo.

Con Kensly en el campo, un juvenil de 17 años que debutaba en Segunda B, el referente ofensivo local había cambiado y la talla de este futbolista complicaba la existencia a la pareja de centrales del filial de Las Palmas.

Los instantes finales fueron feos, de roces y protestas por la impotencia visitante y el deseo local de parar y enfriar el juego. A punto estuvo de animarlo Sato, quien a la media vuelta soltó un zapatazo que sacaron entre Juan Flere y el larguero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios