Deportes

Tan fenómeno como polémico

  • El Cádiz persigue a Jonathan Valle, proyecto de 'crack' con fama de rebelde que esta temporada ha brillado en la Ponferradina cedido por el Racing · El cántabro deslumbró en el torneo alevín de Brunete

De niño deslumbró en el tradicional torneo alevín de Brunete y esta temporada ha brillado con luz propia en la Ponferradina, equipo del grupo I de Segunda División B en el que ha jugado cedido por el Racing de Santander y en el que ha anotado 11 goles en 35 partidos de la fase regular. Es Jonathan Valle ( 30/12/1984), un proyecto de crack con fama de rebelde que la próxima temporada puede jugar en el Cádiz. Barla asistió en directo al partido de ida de la eliminatoria de la fase de ascenso entre la Ponferradina y el Jaén. Según aseguran en León, el secretario técnico debió quedar prendado. Ya en el encuentro de vuelta, el cántabro empañó su gran campaña al fallar un penalti que resultó decisivo para la clasificación del Jaén. Ayer, después de todo, su representante, Fermín Gutiérrez, ex jugador del Cádiz, reconocía los movimientos del submarino amarillo: "Existe el interés, como el de otros equipos, pero ahora mismo no puedo decir nada más".

Procedente de las categorías inferiores del Racing de Santander, Jonathan Valle coincidió en diversos torneos infantiles con algunas estrellas hoy consagradas como José Antonio Reyes y Andrés Iniesta. En 1996 conquistó con los cántabros el tradicional torneo alevín de Brunete, ganando en la final al Albacete del campeón de Europa. El mediapunta fue designado mejor jugador del torneo y entonces surgieron intereses de clubes europeos de la talla de Ajax y Barcelona. El Racing decidió blindarlo.

En 1999, con sólo 14 años, fue concentrado con el primer equipo en Dwingeloo de la mano de Gustavo Benítez. Debutó en Segunda B con el Racing B el 9 de septiembre de 2002 en un choque ante la Peña Sport y jugó su primer partido en Primera División el 21 de junio de 2003.

En la Navidad de 2003 firmó un contrato profesional con el Racing por cinco años, pero en su primera etapa no consiguió ganarse la confianza del entrenador. En contadas ocasiones fue detenido por su nivel de alcoholemia o por conducir sin carnet.

Estuvo tonteando con el mundo del boxeo, pero decidió seguir su carrera de futbolista. En la temporada 2005/2006, en un año de sufrimiento para el Racing, se convirtió en un revulsivo para el equipo cántabro saliendo en las segundas partes con pinceladas de calidad. Tras una cesión al Málaga, regresó a las filas del Racing después de casarse con su novia de toda la vida, algo que dicen le sirvió para sentar la cabeza. En la temporada 2007/2008 volvió al Racing, donde Marcelino le comunicó que contaba con él. Pero las lesiones, tres consecutivas, no le dejaron estar a disposición del técnico hasta la segunda vuelta. En febrero de 2008 reapareció unos minutos ante el Levante, pero Juan Ramón López Muñiz no contaría con él para la temporada que queda atrás, en la que ha jugado cedido en la Ponferradina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios