Deportes

Un empate muy sufrido

  • El San Fernando logra un valioso punto ante el Villanovense después de jugar durante 50 minutos con diez por la expulsión de Sergio Noche

  • Toni Doblas, héroe del equipo azulino

El jugador azulino Carri trata de cerrar el lanzamiento del serón Javi Barrio. El jugador azulino Carri trata de cerrar el lanzamiento del serón Javi Barrio.

El jugador azulino Carri trata de cerrar el lanzamiento del serón Javi Barrio. / román ríos

Trabajo, esfuerzo y sacrificio. Esas tres palabras serán claves para el San Fernando en la temporada que ayer dio su pistoletazo de salida y que demostró buenas cosas en el cuadro de José Pérez Herrera, pero también dejó a las claras las carencias que tienen, en estos momentos los azulinos.

De lo que no cabe la menor duda es que el técnico jerezano es de los más listos de la clase, que sabe cuando hay que nadar y guardar la ropa y que ve muy por delante de casi todos. Ayer no se podía ganar, pues ante ello, lo importante era trabajar, sacrificarse y sumar. Y así se hizo.

El San Fernando apeló a la heroica. Tuvo que jugar 50 minutos en inferioridad numérica y tuvo que ponerse el mono de trabajo. Y a fe que se lo puso. Si a eso le unimos la grandeza de un portero que te saca lo impensable, los isleños, a menos de que consigan encontrar un hombre gol y se terminen de acoplar, darán muchas satisfacciones a sus aficionados. Ahora eso sí, tiene que seguir trabajando como el que más y ser conscientes de que en el grupo IV de la Segunda División B, este año un punto es de oro.

Pues el comienzo del encuentro tuvo un apretón, posiblemente el único que tuvo en todo el partido, de los isleños en busca de un gol tranquilizador. Herrera dispuso un hombre delante de los cuatro defensas, Theo, dos por delante del mismo, Galindo y Óscar Martín, dos bandas abiertas en las personas de Carri y Edu Maceira y un punta con toda la veteranía del mundo, que fuese capaz de conectar y desestabilizar, Javi Casares.

Con este esquema, el San Fernando comenzó incidiendo sobre un Villanovense que no se descompuso y que esperó el paso de los minutos para meterse de lleno en el partido.

Dominaban sin profundidad los de casa, y defendían, con orden, los foráneos.

Así, tras el primer disparo, y prácticamente el único, de los isleños por mediación de Javi Casares, los de Extremadura dieron su primer aviso en un centro chut de Carlos Andujar, que atajó sin problemas Toni Doblas que se fue haciendo gigante conforme el partido avanzaba. Corría el minuto 10.

Rebasado el primer cuarto de hora, un pequeño desajuste en la frontal del área se tradujo en un enorme disparo de Pajuelo, al que respondió el cancerbero sevillano con una extraordinaria intervención.

Los minutos pasaban y la incertidumbre de que ocurriría era l a nota predominante. Podrían haberse adelantado los villanovenses en el 32, pero el disparo de Carlos Andujar encontró la misma respuesta que la de su compañero Pajuelo, un enorme Toni Doblas.

Hasta el final de la primera parte, lo más reseñable fue la expulsión, un tanto rigurosa, de Sergio Noche, que dejaba las fuerzas desequilibradas. Reaccionó bien el técnico azulino, que dio entrada a Gaby Ramos, para pasar a Óscar Martín a la banda. Se encontraba el equilibrio, pero se perdía fluidez en los metros finales.

La segunda mitad no fue nada buena. Quizás el temor de perder el primer partido de Liga por parte de uno y otro equipo hizo que el riesgo fuese, cada vez, menor. Aunque los que gozaron de sus oportunidades fueron los visitantes, en el 63' con un disparo de falta del sueco Osterholm que rechazó Toni Doblas con la cara y en el 77' con un balón suelto dentro del área que se encontró Carlos Andujar y mandó a las nubes.

No tenía más historia el partido salvo el saber si los isleños aguantarían el tirón final y si una contra de Javi Casares terminaría con el salvador tanto de la victoria. Pasó lo primero, pero no lo segundo y la igualada fue el resultado de un partido que dejó a las claras que los isleños necesitan terminar de apuntalar el plantel y que, como siempre, habrá que sufrir y trabajar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios