Fútbol | División de Honor Andaluza La electricidad del vestuario del Chiclana

  • El joven Sergio apunta como revulsivo en la delantera blanca

Sergio conduce el balón entre dos rivales del Jerez Industrial. Sergio conduce el balón entre dos rivales del Jerez Industrial.

Sergio conduce el balón entre dos rivales del Jerez Industrial. / Sonia Ramos

Esta es su segunda temporada en el Chiclana y desde que llegó destacó por su peculiaridad. Apenas tiene veinte años, pero en su figura se reúnen la viveza de la juventud y una personalidad arrolladora que conquista hasta al más reacio. Este año se le ha visto menos pero el pasado domingo salió como un resorte del banquillo para anotar el 0-2 ante el Ciudad Jardín en el primer balón que tocó. El siempre eléctrico y resolutivo Sergio.

“Desde el principio nos hicimos con el control del juego y no le dimos opciones al rival para que se acercara a la portería. Probablemente ha sido nuestro partido más completo porque hasta con los dos expulsados seguimos teniendo ocasiones y en ese sentido fue un partido bastante redondo, tanto en juego como en goles”, cuenta el delantero.

Sergio saltó al campo en el minuto 64 y marcó en el 66’. “Recuerdo que salí eléctrico perdido. Se la pasé a Cornejo en el mediocampo y luego él me la dejó de cara para que yo disparara a gol. Es un jugador top y todo un lujo tenerle en el Chiclana, pues con compañeros así siempre se hace todo más fácil”, explica.

Además, el joven conileño asistió a Crespo en el tercer gol, que fue una obra de arte. “Hice dos paredes con Dani Fornell cerca del banquillo y me colé solo hasta el borde del área; aguanté la pelota y se la cedí a Crespo a mi izquierda”, continúa. De hecho, el conileño está deseando que llegue el domingo “porque apenas he tenido tres minutos en casa y quiero jugar y volver a marcar”.

Todo el Chiclana estaba muy concienciado de que el de Córdoba se trataba de un partido clave “y fuimos a por él desde el minuto uno. A principios de temporada teníamos un objetivo pero la realidad es que estamos en descenso, pero por otro lado, tenemos los puestos de play-off a nueve puntos”. La meta sigue siendo posible, aunque a corto plazo los planes hayan cambiado por la situación en la tabla.

La base del equipo es la piña y estamos juntos en las buenas y en las malas. En el fútbol también hay rachas y en cuanto que encadenemos un par de buenos resultados estoy seguro de que tiraremos para arriba. Tenemos que hacernos fuertes en casa e ir a por todas fuera, porque al final todos los rivales van arañando poquito a poco y nosotros no podemos ser menos con la gran plantilla que tenemos”, reconoce el ariete.

Sergio es la positividad personificada y siempre trata de aportar optimismo y remar hacia adelante, pese a que “este año no puedo entrenar con la misma regularidad, por eso trato de aprovechar al máximo las oportunidades que me dan. Cuento con la confianza del míster y sé cuál es mi rol en el equipo. En mi posición hay gente muy buena que ha jugado en categorías superiores y la titularidad está carísima, pero yo entreno cada día para estar al máximo. A partir de febrero ya tendré disponibilidad completa para poder trabajar al 100% con el Chiclana”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios