Fútbol | Segunda B

Un derbi con sabor a fiesta

  • La Balona declara medio día del club el duelo contra el San Fernando

  • La afición del conjunto isleño empieza a organizar excursiones

Los seguidores azulinos se dejarán sentir en el Municipal de La Línea. Los seguidores azulinos se dejarán sentir en el Municipal de La Línea.

Los seguidores azulinos se dejarán sentir en el Municipal de La Línea. / ROMÁN RÍOS

Lo que hace un par de semanas se presentaba como un encuentro en la cumbre ha tornado solo a partido apetecible. Muy apetecible. Balona y San Fernando se miden el próximo domingo (17:00) en el Municipal. Los albinegros, que solo han ganado un partido en casa en 2019, llegan tras dos jornadas sin vencer y de una derrota inesperada en El Ejido. Los azulinos encadenan tres duelos sin celebrar una victoria y también vienen de un revés contra pronóstico, en casa ante el Talavera.

Sin embargo, unos y otros mantienen sus objetivos intactos. Los de casa dependen de sí mismos en lo que resta de competición para lograr el pasaporte para la Copa. Y los isleños, quintos, están a solo tres puntos de la cuarta plaza y además pueden verse beneficiados por duelos directos como el que protagonizarán, también en la próximo jornada, UCAM y Badajoz, cuarto y sexto.

Por todo ello la directiva de la Balona –que ya en verano advirtió de la posibilidad de convocar dos medios días del club– ha fijado el primero de ellos. El domingo mantendrá el precio para el público en general (15 y 10) pero los abonados tendrán que pasar por taquillas para adquirir entradas de ocho euros en Tribuna y cinco en Preferencia.

Desde San Fernando y a través de las redes sociales las peñas ya advierten de que al menos dos autocares desplazarán aficionados hasta La Línea, con independencia de aquellos que lo hagan en sus propios vehículos. Los cálculos hablan de unos 200.

Desde hace un buen puñado de años la relación entre las dos hinchadas, especialmente entre los más jóvenes seguidores de una y otra, es excelente y a los duelos entre ambos conjuntos les preceden jornadas de convivencia y camaradería que deberían ser la norma en este y en cualquier otro deporte.

El único obstáculo para que sea una jornada perfecta es que a estas alturas de la semana las previsiones dejan la puerta abierta a que se registren precipitaciones a lo largo de la tarde, lo que se convierte en un problema al carecer ya el Municipal de visera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios