Deportes

La deficiencia vista desde dentro

  • Los monitores lamentan su precaria situación laboral y los usuarios advierten que las instalaciones empiezan a notar el paso de los años · Los vestuarios se quedan pequeños durante la época estival

Comentarios 3

El Centro Náutico Elcano es uno de los referentes deportivos de la capital y de la provincia. Recientemente, esta instalación ubicada en la Bahía de Cádiz ha cumplido diez años de vida. Pero no todo lo que es oro reluce, y como la mayoría de los recintos deportivos presenta sus deficiencias y sus desperfectos, porque el paso de los años es un denominador común que afecta a personas y a todo tipo de edificios y estructuras.

Este ente deportivo pertenece a una serie de organismos de índole deportivo que están controlados directa o indirectamente por el Ayuntamiento de Cádiz. En este caso, el Ayuntamiento delegó en la Federación Andaluza de Vela, que es la encargada de la explotación y la gestión de los recursos de la instalación.

En la actualidad, las instalaciones del Centro Náutico Elcano ofertan tres tipos de cursos que van en función del deporte que se quiere practicar. Los cursos que se ofrecen para los usuarios y los aficionados a los deportes náuticos son la vela ligera, el windsurfing y el piragüismo.

Cada uno de estos cursos tiene una duración de diez horas, y varían de precio según se cuente con tarjeta deportiva o no. Al mismo tiempo, presentan unos niveles, que son seis en el caso de la vela ligera y del windsurfing y cuatro en el piragüismo.

Cada nivel que se supera en las disciplinas deportivas implica más desarrollo y perfeccionamiento de las mismas. Una de las ventajas que se consigue cuando se superan los niveles es que se le ofrece al usuario la posibilidad de alquilar si se dispone de la tarjeta deportiva.

Ante este panorama, todo parece que es perfecto en lo que respecta al funcionamiento y a los servicios que se le ofrecen a los usuarios del Centro Náutico. No obstante, la situación no es así. Ni la situación de los trabajadores y monitores ni algunas de las instalaciones se encuentran en su mejor momento.

De hecho, a la redacción de Diario de Cádiz han llegado quejas tanto de usuarios como de algunos trabajadores del Centro Náutico. Las principales críticas de los usuarios se centran en la situación en la que se encuentran los vestuarios, que presentan algunos desperfectos en las duchas y en sus dimensiones, ya que no están preparados para soportar la carga de usuarios que hacen uso de las instalaciones durante la etapa estival, que suele ser la más prolífera para la práctica de las disciplinas deportivas que se ponen en práctica en Elcano.

Desde parte del personal del centro deportivo se apunta en esta dirección señalando que "los vestuarios se quedan pequeños para la cantidad de gente que pasa por aquí en el verano".

Además otra de las críticas versa sobre la situación en la que están algunos zódiacs y embarcaciones de vela ligera. "Las zodiacs son uno de los elementos principales para desempeñar nuestra labor, y muchos de ellos presentan deficiencias, como es el caso de los numerosos parches con los que cuentan las lanchas", apunta un monitor del Centro Náutico.

"También hay muchas embarcaciones sin arreglar, que están abandonadas cuando podrían utilizarse si se arreglaran, y nos permitiría contar con más material a disposición de los usuarios", indica otro de los monitores.

El Centro Náutico Elcano soporta una carga de usuarios y de aficionados a los deportes acuáticos que el personal de las instalaciones cifra en unos 1.000 durante los meses de verano.

Pero no todo queda ahí, ya que en invierno, pese a lo que puedan pensar muchos, el recinto deportivo sigue con su actividad y se alimenta de los cursos de vela del Programa de Deporte Escolar que se desarrollan mediante convenios con los colegios.

Ante esta situación, el personal del Centro Náutico exige más preocupación por parte del Ayuntamiento de Cádiz y de la Federación de Vela, que es la encargada de la gestión de los recursos , para que la situación no empeore, y se solucionen los problemas laborales de los monitores y las deficiencias que presentan los vestuarios, los zódiacs y algunas de las embarcaciones de vela. Todo ello teniendo muy presente y sin olvidar que los principales perjudicados son los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios