cádiz cf

El camino de la estabilidad

  • Una vez que el cuadro gaditano ha vuelto a la senda de la victoria, el siguiente reto es empezar a encadenar triunfos, algo que sólo han conseguido cinco escuadras del grupo IV

El verdadero impulso en la competición lo dan las victorias. Con un triunfo después de cuatro empates seguidos y una derrota, el Cádiz dio un salto al pasar de la 12ª posición a la séptima. Las apreturas de la clasificación en el inicio de la temporada permiten escalar varios puestos de una tacada en poco tiempo. Pese a que sólo acumulan dos éxitos en siete jornadas, los hombres entrenados por Antonio Calderón están en disposición de alcanzar cotas mayores a poco que consigan poner un rumbo fijo.

Una vez que el equipo amarillo se reencontró el pasado domingo, en la séptima jornada del campeonato de Liga, con un triunfo que no conocía desde el encuentro inaugural frente al Betis B (2-0), el siguiente objetivo que se marca ahora la escuadra gaditana es empezar a encadenar victorias con las que adentrarse por fin en una dinámica positiva de resultados. Sumar puntos de tres en tres de manera concatenada es la pócima que permite pelear por el acceso a la zona noble de la clasificación -los cuatro puestos de salida del grupo IV-, incluido el liderato. La primera plaza es el gran reto que tiene el Cádiz por delante porque quedar campeón otorga mayores posibilidades de conseguir el ascenso. El Albacete, ganador el curso pasado de la fase regular de la temporada del grupo IV, subió a la categoría de plata a las primeras de cambio, al igual que lo había hecho la campaña anterior el Real Jaén.

Con el liderato como objetivo más ambicioso, la autoestima del conjunto amarillo crece y el verbo ganar vuelve a sonar con fuerza. Una vez encontrado el camino, los jugadores no quieren salir del recorrido que conduce a las victorias, esas que tratará de enlazar para hallar la estabilidad y estar arriba más pronto que tarde.

Un vistazo a la trayectoria de los equipos permite observar el jugoso premio que supone hilvanar triunfos. Sólo cinco conjuntos encuadrados dentro del grupo sureño de Segunda División B han conseguido vencer al menos dos fines de semana seguidos, entre ellos los cuatro que mandan en la tabla. Al UCAM Murcia, líder desde hace un par de jornadas, le ha bastado con encadenar dos triunfos -los dos más recientes-, además de otros dos salteados y tres empates, para reinar con todo merecimiento. Es el único equipo del grupo que no conoce la derrota junto con el Jaén, segundo con cuatro empates y tres triunfos. Dos de esos últimos los enlazó en las jornadas tercera y cuarta. La Balona, tercera, llegó a atesoras tres victorias consecutivas -tercera, cuarta y quinta jornada- que le valieron para habitar una semana en el punto más alto de la clasificación. El emergente Córdoba B se ha aupado a la cuarta plaza casi sin hacer ruido pero con el exitoso bagaje de tres victorias sin descanso. El otro equipo capaz de sumar dos éxito seguidos fue el Almería B, aunque el par de triunfos en la segunda y tercera jornada -llegó a ocupar el primer puesto- se vio frenado luego por una racha negativa de tres derrotas y un empate que dejaron en nada el sprint en la parrilla de salida.

El Cádiz tiene la oportunidad de engancharse a los puestos de arriba si es capaz de dar con la tecla de la regularidad. El reto que se marcan en el vestuario es ir a por los tres puntos a Melilla y después no fallar en casa ante el colista Cacereño -lleva seis derrotas consecutivas tras ganar el primer partido de Liga-. Para conseguir el objetivo el equipo tiene que dar el do de pecho en el estadio Álvarez Claro, un campo nada fácil pese al comienzo errático firmado por el conjunto melillense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios