Deportes

El balear cierra una puerta para abrir otra

Jorge Lorenzo se reivindicó como mejor podía hacerlo: con una inapelable victoria, sin rival que lo eclipsara ni moto que diese caza a su Ducati. La misma de la que se despedirá al término de la presente temporada.

El mallorquín, muy criticado y puesto en tela de juicio por los propios responsables de su equipo, consiguió ganar su primera carrera de MotoGP con la escudería italiana en su vigésimo cuarto gran premio. Algo que Valentino Rossi no consiguió nunca y que Andrea Dovizioso, subcampeón del mundo el año pasado, no pudo festejar hasta su 70 gran premio.

Las comparaciones, siempre odiosas, no benefician en esta ocasión a Lorenzo, quien no ocultó su molestar por lo ocurrido.

La casa de Borgo Panigale ya ha decidido que no siga la próxima temporada. Pero, siguiendo el dicho popular, cuando una puerta se cierra, otra se abre. Y el pentacampeón del mundo está encantado con haberse asegurado la vuelta a una Yamaha oficial en 2019, aunque con un equipo satélite.

"Mi futuro ya está decidido. Lo dije el jueves y este resultado no va a cambiar. Una parte de mí está triste, porque sé que con esta moto podía ser campeón del mundo y ganar con Ducati era algo especial. Vine para conseguirlo y se invirtió mucho en mí. Intentaron cambiar la moto para adecuarla a mi estilo. No se ha conseguido al 100% y en algunas cosas no se ha creído al 100%. Desafortunadamente ya es demasiado tarde. Eso es lo que me pone un poco triste", se sinceró el mallorquín tras la ceremonia de entrega de trofeos.

Lorenzo, liberado de la presión que lo atenazaba, ya puede respirar tranquilo. Digan lo que digan en su box, el año que viene seguirá corriendo en MotoGP. Retirarse era una opción, pero muy remota. Y aunque hacerse un hueco en una parrilla más que competitiva es siempre una tarea complicada, el balear confiaba en que alguien volviese a confiar en él.

Su futuro pasa ya por un equipo satélite Yamaha, aún por definir y nombrar, con el italiano Franco Morbidelli como compañero y con el patrocinio asegurado de Petronas y Monster. En los próximos meses se conocerán los detalles de este traspaso. Porque el adiós de Ducati es una certeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios