croacia

Los balcánicos olvidan la carga de su pasado

  • La generación dorada, liderada por Modric y Rakitic, por fin realiza un torneo meritorio acorde a su plantilla

Vida celebra con su hijo el haber alcanzado las semifinales del Mundial de Rusia 2018. Vida celebra con su hijo el haber alcanzado las semifinales del Mundial de Rusia 2018.

Vida celebra con su hijo el haber alcanzado las semifinales del Mundial de Rusia 2018. / ronald wittek / efe

Ya igualada la mayor gesta del fútbol croata en los Mundiales, la selección balcánica liderada por Luka Modric busca ahora hacer historia en Rusia 2018 conquistando terreno desconocido.

Llegar a la final derrotando a Inglaterra en las semis de Moscú, o ganar incluso el primer título de Croacia, elevaría a la brillante generación de Modric, Ivan Rakitic y Mario Mandzucic por fin sobre el equipo que ha sido hasta ahora su espejo pero también su gran carga: la gran selección croata de 1998.

Liderada por el legendario artillero Davor Suker, Croacia logró entonces la sensación al participar en el primer Mundial de su historia y conquistó el tercer puesto, después de tumbar a Alemania en cuartos de final y caer sólo en semifinales ante la posterior campeona, Francia. En el partido por el tercer puesto derrotaron a otra gigante del fútbol, Holanda.

"Consiguieron el mayor éxito de la selección de Croacia", los elogió el central Dejan Lovren ahora antes de la agónica victoria por 4-3 sobre Rusia en los penales en el estadio Fisht de Sochi.

"Esa generación son más que héroes para nosotros", dijo también Rakitic tras marcar el penalti definitivo ante la sorprendente Sbornaya rusa el sábado, y conseguir con ello igualar la gesta de hace 20 años.

El gran logro de Suker, Zvonimir Boban y el entonces veterano Robert Prosinecki se había convertido en los años anteriores en una pesada losa para la última generación dorada croata.

La comparación negativa con el la del 98 emergió tras la Eurocopa de 2016, cuando los balcánicos cayeron eliminados por la Portugal de Cristiano Ronaldo con un 1-0 en octavos.

Y también en el Mundial de 2014, cuando el cuadro croata, ya con Modric, Rakitic, Mandzucic, Kovacic y el portero Danijel Subasic en sus filas, quedó eliminada en primera fase tras perder con Brasil y con México, en ambas ocasiones con un 3-1.

"Pusieron el listón tan alto que 20 años después tenemos que estar hablando de ellos", admitió Lovren, después de que Croacia empezara a brillar en Rusia 2018 de la mano de Modric, goleando por ejemplo con un contundente 3-0 a la Argentina de Messi.

"Tenemos un buen equipo y tenemos la oportunidad de volver a hacer algo así", agregó confiado el central de Liverpool.

La hora para superar la barrera parece haber llegado. "Ojalá lo puedan hacer", comentó tras la victoria ante Rusia el propio Suker, hoy presidente de la federación de fútbol croata.

"Pero dejemos de pensar en la final", agregó el antiguo artillero del Real Madrid para quitar un poco la presión sobre el nuevo gran cuadro de la joven Croacia, un estado nacido en 1991 de la cenizas de la antigua Yugoslavia.

"Primero vamos a ir por Inglaterra" avisó en vísperas del partido que les puede otorgar un histórico pase a la final del Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios