Celebración del título de la NBA

Los Warriors se dan otro baño de multitudes para celebrar el tercer título de la NBA

Curry levanta la copa de ganador Curry levanta la copa de ganador

Curry levanta la copa de ganador / Efe

La celebración llegó de nuevo a las calles de Oakland, donde más de un millón de personas vitorearon el paso de los jugadores de los Warriors de Golden State que por segundo año consecutivo y el tercero en los últimos cuatro años lograron el título de campeones de la NBA.

Los Warriors barrieron 4-0 a los Cavaliers de Cleveland en las cuartas finales consecutivas que disputaron ambos equipos como campeones de la Conferencia Oeste y Este, respectivamente.

Los tres títulos actuales, unidos a los otros tres que ya tenían los Warriors, dos conseguidos en 1947 y 1956 cuando la sede la tenían en Filadelfia y el de 1975, cuando llegaron a San Francisco, les convierte en la nueva dinastía de la NBA, otra de las celebraciones que se dieron durante el desfile.

En medio de un ambiente festivo y con un clima ideal para disfrutar al máximo la celebración, los seguidores de los Warriors se vieron envueltos, de nuevo, en una lluvia de confetis de color azul y oro que cayeron de las alturas mientras los héroes de la nueva dinastía dentro de la NBA pasaban por delante de ellos.

Las calles del centro de la ciudad de Oakland volvieron a ser el escenario ideal para el desfile, que ha sido costeado en su totalidad por los Warriors, que acordaron con las autoridades locales pagar todo los costes,que alcanzaron los tres millones de dólares.

Como se esperaba, el ala-pívot Draymond Green se convirtió de nuevo en el gran centro de atención del desfile al vestir una camiseta en la que se burlaba de nuevo del alero LeBron James, de los Cavaliers

Green se aprovechó del famoso meme de las redes sociales del puño de Arthur, que James publicó en Instagram a principios de esta temporada con la leyenda Mood ... (estado anímico).

Ya en noviembre, Green siguió el mensaje de mood de James con uno de los suyos, aunque dijo que en ese momento no pensaba en James.

Green se presentó este año al desfile con la imagen de un puño y tres anillos de campeonato en sus dedos, uno por cada vez que los Warriors derrotaron a James y los Cavaliers en las Finales de 2015, 2017 y 2018, mientras que los Cavaliers regresaron de un déficit de 1-3 para ganar el título en 2016.

"Es el momento de celebrar sin pensar en nadie, sólo en nuestros seguidores, pero recordar que tenemos ya tres anillos en nuestro poder", declaró Green.

Carteles que decían Dinastíaondearon desde detrás de las barreras instaladas a lo largo de la ruta en el centro de Oakland, mientras los Warriors paseaban en autobús de doble piso sin techo.

El alero Kevin Durant, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales por segundo año consecutivo, y el base Stephen Curry, se intercambiaron la posesión del Trofeo Larry O'Brien para mostrarlo a los aficionados que los vitorearon.

Curry pudo comunicarse de una manera diferente cuando abrió una botella de champán, la sacudió y roció a la multitud. Luego rompió el protocolo de seguridad y se acercó a los aficionados, les dio camisetas y levantó el trofeo.

El base estrella de los Warriors llevaba un gran sombrero para el sol y debajo una gorra de béisbol RUN TMC en honor a Tim Hardaway, Mitch Richmond y Chris Mullin, los homónimos de los equipos de Warriors entrenados por Don Nelson durante las temporadas 1989-90 y 1990-91.

Durant también roció a los aficionados con champán, pero no sin antes tener problemas al tratar de abrir la botella.

El desfile tuvo también un significado especial para los seguidores del equipo que viven en el área de Oakland ya que podría ser el último del equipo en la actual sede, pues los Warriors tienen planeado mudarse al área de San Francisco, donde ya se construye el nuevo campo The Chase Center, que será inaugurado el próximo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios