tenis roland garros

Verdasco tumba a Dimitrov

  • El veterano tenista madrileño se impone al cabeza de serie número cuatro y ahora jugará contra Djokovic, verdugo de Bautista

  • Carreño pone el punto negativo al despedirse pronto

Fernando Verdasco golpea de revés en su duelo ante Dimitrov. Fernando Verdasco golpea de revés en su duelo ante Dimitrov.

Fernando Verdasco golpea de revés en su duelo ante Dimitrov. / CAROLINE BLUMBERG / efe

Fernando Verdasco firmó ayer la única victoria española del día en el Abierto de Francia al derrotar al búlgaro Grigor Dimitrov, mientras que Roberto Bautista y Pablo Carreño cayeron eliminados en la arcilla parisina.

Verdasco, de 34 años, derrotó con parciales de 7-6 (7-4), 6-2 y 6-4 a Dimitrov, cuarto cabeza de serie de Roland Garros, y se medirá en la próxima ronda ante el serbio Novak Djokovic, verdugo de su compatriota Roberto Bautista.

El madrileño, que en primera ronda alcanzó su victoria 100 en torneos grandes, firmó un partido muy sólido ante Dimitrov, al que doblegó primero en el desempate y luego con sendas rupturas en el resto del duelo. El último de ellos fue el de la victoria, cuando rompió el servicio del búlgaro con ventaja de 5-4.

"No ha sido un sorpresón, pero al final el favorito es él, el que es top ten es él", expresó el español. "Aquí en París llevo ya muchos años jugando, he conseguido victorias contra rivales muy importantes, tengo la experiencia para jugar estos partidos", dijo el 35 del ranking.

"Hoy he estado a punto de perder el primer set, y a lo mejor si hubiera perdido ese set el partido habría sido totalmente diferente", analizó Verdasco, que salvó cuatro bolas de set en el primero.

Verdasco iguala así su mejor participación en la Porte d'Auteuil, y suma su cuarta victoria ante un jugador del top cinco en grandes. Pero todo apunta a que el domingo, ante Djokovic, será otra historia.

"Un jugador que está volviendo al nivel que tenía hace un par de años, a lo mejor no del todo, pero desde Roma empezó a dar el nivel de entonces", señaló sobre su próximo rival.

Bautista, mientras, no pudo superar justamente al serbio, que venció con parciales 6-4, 6-7 (6-8), 7-6 (7-4) y 6-2 en la pista Suzanne Lenglen. El de Castellón vendió cara su derrota: a pesar de perder en la primera manga, jugó un buen desempate en la segunda e igualó las acciones. Parecía que la tarde iba a ser realmente complicada para el campeón de 12 Gran Slam, pero Djokovic, ya con la llovizna amenazando, encadenó tres juegos seguidos pronto en el cuarto set y sacó una diferencia inalcanzable, que redondeó con una volea tranquila.

En el tercer set, el español sacó para sellar el parcial después de haber quebrado el servicio de Djokovic en el juego anterior, pero no pudo mantener el suyo. "Desgraciadamente el partido se define en tres o cuatro puntos, he tenido mis opciones y la verdad que después él ha jugado muy bien", consideró Bautista, que jugó en Roland Garros unos días después de la muerte de su madre.

No pudo ganar tampoco Carreño, que cayó ante el italiano Marco Cecchinato por 2-6, 7-6 (7-5), 6-3 y 6-1 y se despidió muy pronto de un torneo que el año pasado lo tuvo en cuartos de final.

Sin embargo, en esta ocasión el décimo cabeza de serie no tuvo un buen día y, después de ganar el primer set, fue teniendo cada vez menos posibilidades de vencer a un sorprendente Cecchinato, una de las revelaciones del torneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios