Deportes

Tambores de guerra camino de Madrid

La deseada por uno, Tom Dumoulin, y temida por todos contrarreloj de Burgos pasó y no quedó nada decidido en la general de la Vuelta 2015. Así que empiezan a sonar tambores de guerra para lo que queda de carrera, la montaña hacia Madrid.

"El Astana hará todo lo posible por quitarme el maillot de líder", adelantó Dumoulin tras cruzar la línea de meta, pues los tres segundos en los que aventaja a Fabio Aru "no son nada". El holandés es consciente de lo que puede sufrir en tres días con más o menos montaña pero todos con puntos en el recorrido que supondrán verdaderas complicaciones para aguantar su privilegiada por posición.

Sin ir más lejos, hoy tendrá que subir el Puerto de la Quesera, de primera categoría. Es una ascensión de 10 kilómetros, aunque otros estudios altimétricos le otorgan 27 al añadir los numerosos repechos que lo preceden, una docena de ellos a un porcentaje superior al 10%.

O mañana con el repecho hasta las murallas de Ávila o la montaña rusa de San Lorenzo del Escorial hasta Cerdedilla del sábado con Navacerrada, dos subidas a La Morcuera y Cotos. A lo que sumar las bonificaciones que se reparten todos los días.

Toda una invitación a la guerra que no parece que el Astana vaya a rechazar. La formación más poderosa del pelotón es consciente de que el líder no tiene equipo y por ahí le buscará las vueltas.

También el tercer clasificado, Purito Rodríguez, anuncia batalla. Curiosamente, en el catalán descansa la confianza de Dumoulin de recibir ayuda en defensa del maillot rojo. "Majka (a 1.07 de la tercera posición) atacará, a Purito no le gustará y eso me viene bien", vaticinó el líder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios