fútbol tercera división

Sanlúcar refuerza el sueño

  • El Cádiz B conquista El Palmar con un partido serio y dos goles algo afortunados de Manu Vallejo que lo mantienen en la primera posición

Cubero presiona a Rubén en presencia del también cadista Javi Pérez (dorsal 6). Cubero presiona a Rubén en presencia del también cadista Javi Pérez (dorsal 6).

Cubero presiona a Rubén en presencia del también cadista Javi Pérez (dorsal 6). / paco bernal

Dos equipos en la zona alta de la clasificación disputaron uno de los partidos más emocionantes de la jornada. El Cádiz B visitaba el campo de un Sanluqueño que no iba a poner las cosas nada fáciles al líder. Son, sin lugar a duda, tres puntos muy importantes para un filial que ha tenido que sudar de lo lindo para derrotar a un aspirante para el ascenso a la Segunda B.

El partido empezó con unas posibles manos de Momo Mbaye en el minuto cinco de partido. El árbitro no vio nada punible en la acción y el público y los jugadores no protestaron en exceso las manos del jugador del Cádiz B. Los dos equipos jugaron una primera parte pensando más en no encajar goles que en intentarlos hacer y esto se resume con el resultado al que se llegó al descanso: el 0-0. En el primer tiempo únicamente hubo una buena acción del conjunto local que mediante un cabezazo puso en apuros a David Gil. El líder estaba muy bien colocado sobre el césped, cada jugador sabía perfectamente cómo tenía que situarse defensivamente, pero a la hora de atacar no generaba ocasiones claras. La más destacada fue una dejada hacía atrás de Tur dentro del área que no encontró rematador.

En el segundo tiempo todo cambió. El partido dio un giro de 180 grados y se vieron dos conjuntos sobre el terreno de juego que querían llevarse los tres puntos. Los segundos 45 minutos fueron más vistosos, con más ataques e incluso hubo pequeñas trifulcas entre jugadores.

En el minuto 64 Rubén recogió el balón, se regateó a un defensa y batió al portero con un buen disparo raso. El estadio explotó de alegría y la moral subió de inmediato a los locales. Pero la alegría duró muy poco, concretamente ocho minutos. Tiempo suficiente para que Manu Vallejo creara el empate. El jugador visitante lanzó un saque de esquina que se acabó convirtiendo en gol olímpico después que el portero local tocara el balón para introducirlo dentro de la portería. Diego reclamó falta al colegiado pero de nada sirvió. Cinco minutos después el mismo Manu Vallejo cogió el balón fuera del área y disparó; el balón tocó en un defensa y acabó dentro de la red.

Los últimos minutos fueron realmente apasionantes y el resultado pudo cambiar en cualquier momento. Los locales adelantaron sus líneas con mucho que ganar y poco que perder a esas alzadas de encuentro. Con el empuje del público intentaron, como mínimo, lograr el empate, pero la defensa desbarató las llegadas del Atlético Sanluqueño. El Cádiz B estaba bien situado atrás e incluso estuvieron a punto de meter otro gol cuando faltaban dos minutos para el 90. Al final ningún equipo movió el marcador y el 1-2 fue definitivo.

El encuentro finalizó y los aficionados locales protestaron contra el trío arbitral y mostraron su disconformidad con algunas de las acciones del encuentro.

Al final, tres puntos de oro para un filial amarillo que sigue practicando un juego muy vistoso y atractivo, y que sigue en primera posición con la mente puesta en poder mantener esa dinámica tan favorable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios