Fútbol | Primera Federación

El San Fernando prolonga su racha a medias en Vigo (2-2)

  • El equipo isleño se pone por delante merced a los goles de Ilyas Chaira y Gabarre, aunque termina cediendo el empate ante un Celta B con 10 desde la media hora

Dani Molina golpea el balón durante el partido de este sábado en Balaídos.

Dani Molina golpea el balón durante el partido de este sábado en Balaídos. / Quintero/SFCD

Continúa la racha. El San Fernando, que hizo méritos de sobra para conseguir una victoria, arrancó un valioso punto en uno de los campos más complicados, Balaídos. El equipo de Pablo Alfaro, de esta forma, suma diez de los últimos doce puntos disputados y lo cierto es que tuvo muy cerca de lograr la cuarta victoria consecutiva, no en vano se colocó por delante en el marcador con un claro cero a dos, pero el equipo vigués, repleto de calidad, terminó igualando la contienda, aunque fueron los locales los que terminaron pidiendo la hora.

El San Fernando comenzó el partido con la misma intensidad con la que finalizó el choque hace una semana ante el Real Madrid Castilla. El equipo isleño se ha quitado de encima complejos e inferioridades y salió claramente a buscar el portal contrario. Tal fue así que a los cuarenta segundos de comenzar el choque, los de La Isla ya lanzaban su primer saque de esquina.

Sorprendentemente, Pablo Alfaro realizó cambios en el once, en concreto dos, con respecto al que ofreció en casa. Se quedaron en el banquillo Dani Aquino y José Carlos para que entrasen en el equipo que comenzó el choque Sergio Ayala, en la demarcación de central izquierdo, y Biabiany, en la banda derecha.

El choque comenzó con intensidad, con dominio del equipo foráneo, que tenía el balón, la iniciativa y la intensidad necesaria para sorprender a su rival. Esta intensidad sirvió para que, en el minuto 6 de juego, una indecisión entre los centrales del equipo gallego permitió a Ilyas Chaira robar el esférico, encarar el portal contrario y desde la corona del área grande lanzar un tremendo chut cruzado que se coló irremisiblemente en el portal de un desconcertado Cuba.

Los celtiñas, lógicamente, reaccionaron al tanto y se hicieron con el mando del partido y una falta en la frontal del área permitió tener al cuadro local la más clara ocasión de la primera mitad. El disparo de Hugo Álvarez lo repelió la madera ante un Fassi haciendo la estatua. Era el aviso de que en esta bendita categoría, los fallos, los despistes, la bajada de guardia, se paga en exceso. El ecuador de la primera mitad perteneció al Celta, pero el orden, las ayudas constantes, la concentración, perteneció a un San Fernando que ha mejorado ostensiblemente a la hora de leer el partido.

Poco tuvo que contar el resto de la primera mitad, salvo una ocasión clara que tuvo el cuadro de La Isla en el 37', cuando de nuevo Ilyas Chaira se plantó en solitario ante el portero local. La vaselina, con la que quiso terminar el cuadro, fue adivinada por el cancerbero gallego, que le respondió con una gran parada. La primera parte expiró con la posibilidad de irse a la caseta con el cero a dos, pero el remate de Sergio Ayala, en el descuento, se encontró con la intervención, nuevamente, del portero celtiña.

Los isleños, en la segunda mitad, quisieron nadar y guardar la ropa, y por ello temporizaron mucho el partido, con demasiados toques en defensa y sin profundidad en el juego, pero el dominio seguía perteneciendo al equipo visitante que, con un efectivo más, encontraba comodidad en el juego.

Tal fue así que en el 53' Gabarre, dotado de espectacularidad, anotó el cero a dos que, de momento, parecía definitivo. Pero el segundo tanto despertó a los gallegos que, en un visto y no visto y ante la pasividad defensiva azulina, en esta ocasión de rojo, anotaron el tanto que acortaba distancias y, de paso, les metía en el partido de lleno. Corría el minuto 55 y un mundo por delante.

En el 60’, a la salida de uno de los ocho córners que lanzó el equipo de Pablo Alfaro y tras un remate de Sergio Molina, Gabarre tuvo en sus botas finiquitar el partido y ocho minutos después, en una nueva pasividad de la defensa isleña, San Bartolomé pondría en el marcador el resultado definitivo de empate a dos.

A raíz de la igualada, los isleños se revolvieron para buscar de nuevo adelantarse en el marcador, pero la sentencia estaba dictada. En el 75’ un mal despeje de San Bartolomé en su propia área obligó a Cuba a enviar a córner y en el 76' fue Gabarre el que remató fuera y mal un centro medido de Aquino. Biabiany lo intentó con un centro chut a pase de Aquino en el 86' y, a pesar de que los isleños acosaron al rival, no encontraron la manera de certificar un partido que había tenido en sus manos. Al menos se suma y sigue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios