SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

Fútbol | Segunda B / Fase de ascenso a Segunda A

El San Fernando lo hace todo y se queda sin premio (3-1)

  • El equipo azulino, que se adelanta en el marcador, ofrece una grata imagen que queda disipada por tres pinceladas de un UCAM que está prácticamente todo el partido a merced

Juan Rodríguez, que se las vio con Jordi Sánchez, intenta un despeje ante la presión rival.

Juan Rodríguez, que se las vio con Jordi Sánchez, intenta un despeje ante la presión rival. / UCAM

Esta segunda fase de la competición no es ninguna tontería. Y no lo es porque cualquier rival que toque en turno, te pinta la cara en segundos, porque todo tu trabajo, toda la imagen mostrada, todo lo que ofrezca, lo minimizan tres pinceladas de calidad, tres errores puntuales, tres faltas de concentración, que a la larga te cuesta una derrota mucho más dolorosa por el resultado final, que por lo que has ofrecido.

Pues esto es el resumen del debut del San Fernando en la segunda fase de la competición, esa en la que están los mejores, esa que tiene la recompensa de poder soñar con disputar por primera vez en tu historia la fase de ascenso a Segunda División A. Esa que tienen tintes de sueño.

El San Fernando fue mejor que el líder, dominó a su rival en un setenta por ciento del partido y se adelantó en el marcador, pero terminó sucumbiendo por sus errores, y porque el rival tiene efectivos de una calidad infinita que no perdonan los mismos.

Jovan Stankovic no varió en mucho lo que se ha ofrecido durante la temporada, aunque si puso efectivos en liza no habituales, principalmente en el hecho de dejar en el banquillo a Francis Ferrón y dar cabida en el titular a Dopi, los demás eran esperados.

Y con ello, el San Fernando no se amilanó, ni mucho menos, ante el potencial del rival, es más, solamente tardó 23 segundos en decir que allí estaban ellos, con la clara intención de darle la tarde a un equipo que tiene en su poder una casi inmaculada campaña y que se postula como un firme aspirante a abandonar la Segunda División B.

Fue un centro chut de Varela el que enmudeció de lleno la vieja Condomina, escenario de grandes gestas murcianas. Pero es tardaron, los isleños, un visto y no visto en desbordar por banda en centrar y en que Dopi respondiese a Stankovic con la mayor de las alegrías, anotando un más que importante gol.Parecían gacelas a los que el león no podía hincar el diente los isleños, que dominaban con claridad que desbordaban con suficiencia y que inquietaban con frialdad a su rival.

Pero el partido cambió su curso al cuarto de hora. En una extraña jugada, Juan Rodríguez comete falta a Jordi Sánchez que, aún así dispara de volea desde lejos para que el balón se fuese ajustado al poste. Todo indicaba que había sido aplicada la ley de la ventaja, pero al ver el resultado de la jugada, el trencilla de turno marcó la falta. El balón estaba algo escorado, a unos 35 metros del portal del Perales, y no parecía se más complicado que el de despejar un centro al corazón del área cuando Viti se sacó un disparo seco que superó la barrera de tres impuesta y colocó el esférico en la escuadra de un desconcertado Perales.Era la igualada, a todas luces injusta, pero que hacía que todo el trabajo se fuese al traste.

No cambiaron los isleños a pesar del gol y en el 18 una jugada trenzada de los de Stankovic terminó con un lanzamiento de Gabi Ramos que se fue fuera por poco. Pero los errores se pagan y uno de Amelibia fue una losa en el equipo de La Isla. Xemi castigó el error con una enorme jugada personal que ponía el injusto dos a uno en el marcador y toda la cuesta del mundo para arriba.

Todo ésto con la mejor imagen que se podría mostrar, con un remate de Biabiany en el 32’ de cabeza que atajó Biel Ribas, con un disparo con toda la intención del mundo de Hugo Rodríguez en el 34’ y con otro disparo de Lolo González, tras una jugada donde hasta nueve jugadores azulinos tocaron el balón, que no alcanzó puerta en el 38’. El dominio y las ocasiones correspondían a los isleños, el resultado, a los murcianos. La primera parte se cerró con un posible penalti a Dopi en el 42’ y con la sensación de que, por lo menos el empate, era lo más justo.

En la segunda se bajó el nivel, se pagó el esfuerzo, se cambiaron las tornas. El UCAM controlaba el partido con el resultado y los isleños a pesar de que en el paso de cinco minutos gozaron de hasta cuatro ocasiones de gol, en el 60’ con un disparo de Hugo Rodríguez que repelió el cancerbero murciano, en el 61’ producto del córner de la jugada anterior con una volea de Sandro Toscano que salió fuera por poco, en el 62’ con un nuevo disparo que se fue fuera de Sandro Toscano y en el 65’ con un centro de Hugo Rodríguez al que no llegó Biabany en el segundo palo.

 Pero otro error, otro despiste, otra bajada de la guardia, terminó con el partido. Jannick realizó la jugada del partido, y prácticamente de su vida, y terminó por mermar las ilusiones de un equipo que buscó con ahincó, con toda la fe del mundo, con unas ganas tremendas, y con una calidad infinita, debutar en esta segunda fase de la competición dando la sorpresa y derrotando al líder en su propio feudo. Pudo ser, pero no lo fue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios