Deportes

SOS de un San Fernando inmerso en mil problemas

  • Los jugadores se manifiestan por las calles pidiendo soluciones inmediatas

La situación está llegando al límite. En el día de ayer se volvieron a disparar los acontecimientos en torno al Club Deportivo San Fernando, que se encuentra en un momento tremendamente delicado a sólo algunas semanas del comienzo de la temporada.

Los jugadores del equipo isleño, a los que se le adeuda la liquidación de la pasada campaña, decidieron acudir a la sede social de la entidad isleña portando una pancarta que señalaba No más mentiras de Ángel Serrano. Solución ya. Así, sobre las doce del mediodía, los once jugadores se personaban en el club para volver a tener una reunión con la directiva azulina.

El capitán del equipo isleño, Canito, señalaba que ante la falta de respuestas convincentes, lo único que les queda es empezar unas protestas que "irán de menor a mayor grado según pasen los días", aunque señalaba que "siempre de manera civilizada".

Igualmente el representante de los jugadores indicaba que "pensamos que el club está en serio peligro de desaparecer".

Tras la primera toma de contacto, el nutrido grupo, que ya conformaban los jugadores tras la pancarta, y un buen número de aficionados que se habían sumado a la protesta, se dirigieron hasta el Ayuntamiento, para dejar clara su postura al gobierno local.

En el mismo, el representante municipal Manuel Prado, estuvo departiendo con Canito y dando las normales muestras de apoyo a los jugadores.

El propio Manuel Prado indicaba que la situación es complicada pero que, igualmente, se están buscando las soluciones a los problemas económicos, enfatizando que "hay que aguantar el último tirón" y si se ha podido soportar la situación durante tantos meses "sólo quedan cinco o seis días para saber definitivamente el futuro más inmediato".

Prado dejaba claro que es consciente de la situación pero hay que tomar las decisiones "con cordura y paciencia" y sobre todo "sin herir los sentimientos de nadie", apostillaba.

Los jugadores volvieron hasta la sede social, donde ya no estaba Ángel Serrano, y estuvieron apostados en la puerta de la misma, junto a los aficionados hasta las dos de la tarde, horario en el que marcharon hasta sus domicilios.

Desde el club se afirma que se continúa con la intención de pagar lo antes posible la liquidación, según apuntaba Ángel Serrano y que, lógicamente, están disgustados con la situación "aunque cumpliremos con nuestro compromiso", señalaba el director general del equipo azulino.

Así, el San Fernando continúa inmerso en una tremenda crisis de la que intenta salir, sobre todo porque los días siguen pasando y las soluciones no llegan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios