baloncesto

Rubén Domínguez, un gaditano con un gran futuro por delante

  • El puertorrealeño, de 15 años, lleva destacando desde sus inicios en las categorías inferiores y comenzará una nueva etapa durante la próxima campaña en el Baloncesto Torrelodones

Rubén Domínguez posa durante su época en el Unicaja.

Rubén Domínguez posa durante su época en el Unicaja. / unicaja b. photopress

El baloncesto gaditano nunca ha brillado demasiado a lo largo de muchos años. Difícilmente se pueden encontrar en la historia de este deporte jugadores de la zona de la Bahía que hayan dejado auténtica huella. Sin embargo, numerosas veces la historia está para ser reescrita y al baloncesto de este rincón todavía le queda bastante recorrido por delante para tener un referente que destaque, no solo a nivel nacional sino también internacionalmente.

Uno de los gaditanos que tienen muchas papeletas para destacar es Rubén Domínguez, un puertorrealeño de tan solo 15 años de edad que apunta muy alto. Rubén comenzó a jugar al baloncesto con tan solo 5 años, en la AD Las Canteras. Ahí se convirtió en el jugador más joven de la historia del club en estar federado, siendo su primer entrenador Benjamín Jiménez, ahora ex árbitro ACB.

Rubén continuó en Puerto Real hasta los 10 años, cuando el Unicaja de Málaga llamó a su puerta. La decisión, tanto para él como para sus padres, era muy complicada, pero accedieron y, con 11 años, optaron por dar el salto. Igualmente, con su marcha al Unicaja Rubén consiguió otro récord más en su carrera baloncestística al convertirse en el jugador más joven en debutar en la cantera del club. En Málaga siguió con su formación, logrando grandes resultados en torneos nacionales.

Asimismo, Rubén Domínguez también puede presumir se ser el único jugador en España que ha disputado tres veces la Minicopa de España, un torneo equivalente a la Copa del Rey que disputan las secciones inferiores, de las cuales en la tercera de ellas, disputada en Vitoria, fue incluido en el quinteto ideal.

Por ello, tras cuatro años en el Unicaja, Rubén y sus padres han tomado la decisión de firmar por la escuela de baloncesto de Torrelodones. Se trata de una escuela que lleva a cabo una enseñanza enfocada al sistema de trabajo del propio jugador, el cual hará más fácil que Rubén continúe su camino para formarse como base. De hecho, esa ha sido una de las razones que le han llevado a tomar la decisión de abandonar el Unicaja. Debido a su altura (mide actualmente alrededor de 195 centímetros), Rubén comenzó a desempeñar en sus últimos partidos con el Unicaja la función de escolta e incluso de alero, por lo que no podía seguir aprendiendo como uno.

Sin embargo, Rubén no solo ha tenido la oferta de Torrelodones, ya que los equipos más punteros de la ACB, como el Real Madrid, el Barcelona o el Baskonia, también se interesaron por sus servicios. Estos clubes le ofrecían el mismo contrato que, en su momento, firmó Luka Doncic, actual jugador de los Dallas Mavericks de la NBA. Un contrato de cuatro años y con grandes garantías. Sin embargo, la idea de Rubén no es la de ir cedido de equipo en equipo por la Liga EBA, por lo que optó por firmar por un año con la escuela de Torrelodones. Su objetivo es llegar a la NBA y hacerlo a través de la NCAA, la liga universitaria de Estados Unidos, siendo la escuela madrileña lo que más se aproximaba a sus pretensiones.

Su éxito tampoco ha pasado desapercibido para las selecciones españolas, a las que ha ido convocado siempre. La única excepción ha sido este año, cuando no fue a la convocatoria de la U15 por ir citado con la U16 a pesar de ser el más pequeño en dicha categoría. De hecho, el 16 de julio llegó a Mallorca con la preselección de la U16 para poder disputar su primer Europeo oficial, que tendrá lugar en Serbia. Ya en otros torneos ha podido dejar muestras de su talento con la selección. En agosto del año pasado llegó a ser MVP de un torneo celebrado en Kolindros (Grecia), además de aparecer incluido en el quinteto ideal del certamen.

Pero a pesar de todos los éxitos deportivos, Rubén tiene claro que sus prioridades son los estudios. Sus padres, Diego y Juani, ya le dejaron claro desde un primer momento que "en el momento en el que los estudios bajen, iría a casa". Sin embargo, tampoco los estudios son un problema para él, ya que siempre ha sido un buen alumno con las ideas muy claras. Rubén tiene claro desde pequeño que quiere estudiar la carrera de Medicina, justo desde cuando "tenía problemas de rodilla" y su padre le llevaba al traumatólogo. Y es que, aunque para ello tenga que ir a otro ritmo, nunca dejará de lado los estudios.

En cuanto a lo puramente deportivo, Rubén destaca que los dos jugadores antiguos que siempre le han gustado son "Michael Jordan y Drazen Petrovic". Sin embargo, con el jugador actual que más se identifica es con Luka Doncic, al que sigue desde la Minicopa de España y con el que intenta fijarse en cómo "hace las cosas y en los detalles que le hacen mejor jugador". Su sueño desde pequeño ha sido "llegar a la NBA", aunque también añade que "no estaría nada mal llegar a jugar en la ACB".

En definitiva, Rubén tiene todo lo que hace falta para llegar a ser jugador profesional de este deporte. Posee calidad y ambición por lograr sus objetivos, por lo que tendrá que seguir trabajando para conseguir que sus sueños se hagan realidad en unos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios