fútbol mundial 2018

Prueba con sabor a verdad

  • La selección disputa ante la competitiva Suiza el primer ensayo de cara al Mundial de Rusia

  • Sergio Ramos e Isco, con descanso de Lopetegui, las ausencias del equipo nacional

La selección española, durante el entrenamiento realizado a puerta abierta en el estadio de La Cerámica. La selección española, durante el entrenamiento realizado a puerta abierta en el estadio de La Cerámica.

La selección española, durante el entrenamiento realizado a puerta abierta en el estadio de La Cerámica. / ZIPI / efe

La selección española afronta en el estadio de La Cerámica y ante un competitivo combinado suizo, su primer encuentro amistoso de cara al Mundial con la idea de dar un paso más hacia la conjunción de grupo y empezar a mostrar sus argumentos futbolísticos de cara a la cita en Rusia.

Como piedra de toque, el equipo de Julen Lopetegui no tendrá enfrente a un equipo menor, ya que Suiza es sexta en el último ránking FIFA, por delante de España, que es octava, aunque para concretar su inclusión en el grupo de 32 mundialistas, debió superar a Irlanda del Norte en la repesca del pasado noviembre.

Para la cita, Lopetegui dejó en Madrid a Sergio Ramos e Isco, los dos jugadores del Real Madrid que han completado una temporada más exigente, pero decidió que sí viajen, junto al resto de los convocados, Marco Asensio, Nacho y Lucas Vázquez, al tiempo que Carvajal continúa al margen del grupo con su trabajo de recuperación.

El partido ofrece alternativas al técnico, pues puede enfocarlo para dar minutos a los menos habituales y calibrar con más detalle los aspectos clave de la que puede ser su aportación, pero también puede conformar una alineación en la que los hombres con más experiencia puedan afinar su juego y automatizar los aspectos a los que Lopetegui dará más importancia.

Monreal está en condiciones de jugar y, tras la marcha el viernes de Oyarzábal, Williams y Núñez, más la de Carlos Soler ayer, -cuatro de los jugadores que reforzaron el trabajo de la selección-, quedan con el grupo Vallejo, Yeray y Rodri, todos ellos con opciones de tener minutos ante el combinado suizo.

Para esta primera prueba premundialista, España tendrá enfrente un rival que se ha medido 19 veces, pero contra el que sólo ha perdido una, precisamente la última, cuando en el primer duelo del Mundial de Sudáfrica, los suizos ganaron por 0-1. Aquel marcador se convirtió en un mal presagio, pero el equipo de Vicente del Bosque dio la vuelta a la dinámica inicial y alcanzó el campeonato. Desde entonces no se han vuelto a enfrentar.

Aunque la selección piensa sólo en avanzar en la preparación, la posibilidad de tomarse la revancha de aquel marcador es otro de los alicientes del choque, aunque muy pocos son los jugadores que en uno y otro equipo quedan del partido de hace ocho años.

Suiza necesitó la repesca para llegar al Mundial y con un 0-1 en la ida en Belfast ante el Irlanda del Norte, con gol de Ricardo Rodríguez, se clasificó con un agónico 0-0 en la vuelta, lo que le permitió estar en el sorteo mundialista que le llevó a coincidir en su grupo con Brasil, Serbia y Costa Rica.

Debutarán los suizos contra Brasil el día 17, se medirán a Serbia el 22, y a Costa Rica el 27, en un grupo el que los brasileños parten como favoritos y los suizos lucharán por la segunda posición. El grupo que dirige Vladimir Petkovic sólo mantiene la duda del jugador del Arsenal Granit Xhaka, que arrastra las consecuencia de un pequeño golpe, y nadie se plantea que entre los objetivos del compromiso contra España se encuentre el resultado. Así, una de sus figuras, el centrocampista del Stoke City Xherdan Shaqiri, ha insistido en que todo debe funcionar "partido a partido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios