fútbol sala primera División femenina

Partido para llorar del Cádiz FS con el Leganés

Emma dispara a puerta en el nefasto encuentro de ayer contra el Leganés. Emma dispara a puerta en el nefasto encuentro de ayer contra el Leganés.

Emma dispara a puerta en el nefasto encuentro de ayer contra el Leganés. / jesús marín

Para llorar fue el partido protagonizado ayer en el pabellón Mirandilla por las chicas del Cádiz FS contra un Leganés que se presume como uno de los rivales directos en la pelea por la permanencia en la Primera División femenina de fútbol sala.

Todo salió fatal a las locales desde el pitido inicial, pues una pérdida en la salida de balón originó una acción ofensiva de las madrileñas que no acabó en gol por un paradón de Mari. Pero como Mari no es la portera, se tuvo que marchar expulsada y el Leganés no desaprovechó el inesperado regalo.

Se centró un poco el conjunto de Kiko Oliva y eso le sirvió para empatar pronto, disponiendo incluso de alguna oportunidad de adelantarse. En cualquier caso, otro error garrafal en defensa costó el 1-2 y a partir de ahí las gaditanas no dieron pie con bola hasta el intermedio, lo cual propició otros dos tantos de un Leganés que sin hacer nada del otro mundo alcanzaba el intermedio acariciando tres puntos de enorme importancia.

Las integrantes del Cádiz FS lo intentaron en la segunda mitad, pero con más corazón que cabeza y sin poner apenas en peligro la integridad de la portería de la escuadra visitante. En los últimos minutos, con las anfitrionas jugándose ya el todo por el todo, cayeron los dos goles restantes de un Leganés certero a la hora de rematar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios