atletismo lCampeonato de Europa

Méliz y Bustos elevan el ánimo

  • El saltador de origen cubano consigue su primera medalla como español con 8,21 metros, superado tan sólo por el alemán Bayer · El balear se hace con el bronce en el sprint de los 1.500 tras una carrera lenta

Luis Felipe Méliz subió al podio por vez primera como español para colgarse la plata en longitud, y el balear David Bustos logró su primera presea en categoría sénior con un tercer puesto en 1.500 que eleva los ánimos de un cariacontecido equipo español en la clausura de los Europeos. Frente a las siete medallas de Barcelona 2010, España se va de Helsinki con cuatro metales: el oro de Ruth Beitia en altura, la plata de Méliz y los bronces de Víctor García (3.000 obstáculos) y David Bustos (1.500).

Nacido en Cuba hace 32 años, Méliz consiguió su primera medalla con la nacionalidad española, adquirida en 2007. Abrió con un salto de 7,97 y en su segundo, batiendo al límite de la tabla, se puso en cabeza con 8,21, aprovechando un viento favorable de 1,7 metros. Su salto sólo fue superado por el alemán Sebastian Bayer (8,33), en una prueba en la que el alicantino Eusebio Cáceres terminó quinto con los 8,06 metros de su sexto y último esfuerzo. En posesión de una marca personal de 8,43 metros, conseguida hace ya 12 años en Jena (Alemania), Méliz había conseguido plata y bronce en Panamericanos, pero nunca había subido a un podio internacional como español.

Por su parte, en la primera tarde soleada de los campeonatos, Bustos esprintó en busca de la medalla, que obtuvo con una marca de 3.46,45 por detrás del noruego Henrik Ingebrigtsen (3.46,20) y del francés Florian Carvalho (3.46,33). Era el único español en la final de una disciplina, los 1.500, que ha dado a España tres medallas de oro, dos de plata y cuatro de bronce. El favorito era un keniano con pasaporte turco, Ilham Tanui Ozbilen (antes William Tanui Biwott), que este mismo año consiguió la medalla de plata en el Mundial bajo techo de Estambul, pero, en una carrera de muchos tropiezos, se quedó fuera del podio, sexto. La carrera salió lenta, con el serbio Goran Nava al frente. El grupo iba compacto al toque de campana y todo se decidió en la recta. Bustos progresó por el centro y adelantó posiciones hasta llegar tercero.

En chicas, Nuria Fernández, campeona en Barcelona 2010, cedió su corona de 1.500 a la turca Asli Cakir-Alptekin, que rompió la carrera en el 500 y llegó a la meta (4.05,31) por delante de su compatriota Gamze Bulut. En una prueba cuyo ranking europeo femenino está colapsado por atletas rusas (las ocho primeras), parecía que el título regresaría a Rusia, pero la carrera no reportó una sola medalla a la primera potencia europea. Operada de menisco este invierno, Nuria Fernández se daba por satisfecha con estar en la final y codearse con las mejores a sus 35 años.

Mientras, Berta Castells, en su segunda final europea consecutiva, terminó novena con los 67,42 de su segundo lanzamiento, a medio metro de pasar a la mejora. La tarraconense repite el puesto de Barcelona 2010. Finalmente, Igor Bychkov no logró un solo salto válido en la final de pértiga y, como el año pasado en los Mundiales de Daegu, regresa a casa sin marca tras fallar en 5,40, la primera altura que intentaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios