Deportes

De Mandela a Soccer City

  • Soweto, símbolo de la resistencia contra el 'apartheid', es el epicentro del fútbol

Ningún lugar en Suráfrica respira fútbol como el populoso barrio de Soweto, que espera impaciente el inicio el próximo viernes del Mundial para mostrar al mundo su nueva faz. El imponente estadio de Soccer City, ubicado en las lindes del más grande de los suburbios surafricanos, albergará la inauguración del torneo con el partido entre Suráfrica y México.

Casi 90.000 personas llenarán las gradas del principal escenario del Mundial, pero miles de millones alrededor del mundo tendrán los ojos puestos en un lugar que no sólo es un símbolo deportivo. Soccer City fue construido en 1986, en mitad de una de las décadas más turbulentas en la historia del país. La mayoría negra bullía contra el régimen racista del apartheid y la economía surafricana estaba cada vez más ahogada por las sanciones internacionales. No parecía el mejor momento para levantar un estadio de 78.000 espectadores precisamente en el township más conflictivo del país, Soweto. Pero a la larga, la idea se demostró acertada.

El fútbol, el deporte tradicionalmente preferido por los negros en Suráfrica, tenía su propio templo, un emblema que oponer al campo sagrado del rugby blanco, Ellis Park, en el centro de Johannesburgo. "La fiebre por el fútbol se respira en Soweto, que es hogar de tres de los grandes clubes del país: Moroka Swallows, Orlando Pirates y Kaizer Chiefs", aseguró a Dpa Bareng Batho Kortjaas BBK, un famoso columnista del Sunday Times surafricano.

La multitud congregada la pasada semana en Dobsonville, un pequeño estadio de Soweto, por la presencia de Brasil, uno de los equipos preferidos por los surafricanos, es muestra de la pasión local por el fútbol.

"Yo moriría por los Bafana Bafana", aseguró una anciana habitante del barrio, que envió un mensaje a la selección de México, que parece alojado en la cabeza de todo sowetan: "Entrenen mucho, desde ya. Porque deben ser fuertes y valientes para enfrentarse a los Bafana Bafana".

Sin embargo, Suráfrica espera del partido del viernes algo más que una victoria. "A mí no me gusta Soccer City, me encanta", advirtió el analista BBK. "Me encanta porque representa un gigantesco aviso al mundo de que este país y este condenado continente de África tiene la capacidad para cumplir con estándares de primer nivel".

Soweto, el lugar en el que Nelson Mandela realizó su primera gran aparición pública en 1990, apenas dos días después de su liberación tras 27 años en la cárcel, es una muestra de los cambios experimentados por Suráfrica.

El país sigue teniendo muchos problemas, pero 16 años después de la llegada de la democracia, el antiguo barrio marginal de Johannesburgo que encendió la mecha de la lucha por la liberación negra tiene un mall con ropa de marca, un campus universitario ajardinado y una pujante clase media. Muchos de ellos, seguramente, estarán el viernes en Soccer City.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios