fútbol selección

Luis Enrique por unanimidad

  • Rubiales confirma al entrenador asturiano como el próximo seleccionador en la presentación de Molina como director deportivo

  • "Es una persona con carácter", asegura el presidente

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, posa con José Francisco Molina en la presentación de este como director deportivo de la Federación. Luis Rubiales, presidente de la RFEF, posa con José Francisco Molina en la presentación de este como director deportivo de la Federación.

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, posa con José Francisco Molina en la presentación de este como director deportivo de la Federación. / Javier Lizón / efe

Luis Enrique será el nuevo seleccionador español para las dos próximas temporadas y el encargado de intentar reconstruir un equipo instalado en el fracaso durante los últimos cuatro años, según anunció el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales. "Estamos en el futuro, tenemos dos años intensos por delante y este seleccionador cumple con todos los parámetros", justificó Rubiales antes de comunicar que la próxima semana se producirá la presentación del asturiano como nuevo seleccionador.

Luis Enrique, de 48 años, fue el designado para intentar sacar a la selección española del pozo después de sus fracasos en los dos últimos Mundiales y la pasada Eurocopa.

El entrenador sucede en el puesto a Fernando Hierro, que asumió de forma sorpresiva dos días antes del comienzo del Mundial de Rusia por el despido fulminante de Julen Lopetegui y no pudo llevar al equipo más allá de los octavos de final.

Rubiales reseñó que Luis Enrique "quería ser seleccionador español" y le deseó "el mayor de los éxitos" tras ratificar el acuerdo alcanzado entre ambas partes. El presidente de la RFEF, además, destacó "el compromiso" del técnico con su nueva misión y aseguró que renunció a ofertas mejores con tal de dirigir a la selección española.

Luis Enrique se formó como futbolista en el Sporting y adquirió relevancia como jugador del Real Madrid antes de fichar por el Barcelona en un pase que generó una enorme polémica.

Como entrenador, y después de varios años de formación en las categorías inferiores del Barcelona, dirigió a la Roma en 2011 y en 2013 firmó por el Celta. La temporada siguiente fichó por el Barcelona, con el que conquistó, entre otros trofeos, dos Ligas y una Liga de Campeones en las tres temporadas que estuvo al frente.

Durante los últimos meses se rumoreó un interés por el asturiano de algunos de los equipos más punteros del continente, como Arsenal, Paris Saint-Germain o Chelsea, pero finalmente Luis Enrique decidió firmar por la selección española.

Rubiales aseguró que su nombre fue el único que estuvo en su mente antes de comunicárselo a la junta directiva, que ratificó la elección por unanimidad.

"Luis Enrique es una persona con carácter y vamos a intentar entre todos que la selección gane, que es el cometido", aseguró Rubiales en la sede de la federación en Las Rozas, a las afueras de Madrid.

El nuevo técnico llega a la selección española después de un mes muy convulso que incluyó el despido de Lopetegui dos días antes del debut en el Mundial tras dar a conocer su fichaje por el Madrid. Con su elección, Rubiales también busca mantener un estilo reconocible, pero añadir "modernidad", según sus propias palabras.

También Rubiales reseñó que para la designación de Luis Enrique no consultó a los futbolistas, quienes se preparan para comenzar a trabajar con el tercer seleccionador español diferente en menos de un mes.

El primer reto del nuevo líder del equipo nacional es preparar un conjunto sólido e ilusionante en un plazo de tiempo corto.

Así, España debutará en la recién creada Liga de Naciones el 8 de agosto en Wembley ante Inglaterra y tres días después recibirá a Croacia en Elche. Para estos partidos, Luis Enrique deberá facilitar el 31 de agosto su primera convocatoria oficial.

El presidente de la RFEF comentó que también hubo consenso en la elección del ex portero José Francisco Molina como director deportivo de la selección española, cargo que ocupaba Fernando Hierro antes de ser designado seleccionador y al que renunció a volver tras el Mundial.

Además de dirimir cuestiones deportivas con el seleccionador, el puesto tiene principalmente la tarea de servir de enlace entre el técnico y la dirección federativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios