ciclismo vuelta a españa

López, de nuevo 'Superman'

  • El colombiano logra su segundo triunfo de etapa en Sierra Nevada tras dejar clavado a Contador

  • Froome se mantiene firme con el jersey rojo

Miguel Ángel López celebra su victoria en la decimoquinta etapa de la Vuelta.

Miguel Ángel López celebra su victoria en la decimoquinta etapa de la Vuelta. / Javier Lizón / efe

Miguel Ángel López volvió a ser Superman en Sierra Nevada, donde logró su segunda victoria con otra exhibición en solitario, en esta ocasión en la decimoquinta etapa, que unió Alcalá La Real y Sierra Nevada a los largo de 129,4 kilómetros, tras los cuales Chris Froome (Sky) conservó sin oposición el jersey rojo de líder.

El mejor escalador y líder de los jóvenes se llama Miguel Ángel López y nació hace 23 años en Pesca (Boyacá, Colombia). Lo demostró en Calar Alto y lo confirmó en el Alto Hoya de la Mora, con otro ataque fulminante que clavó a Alberto Contador (Trek), su compañero de fuga, para lanzarse hacia la cima después de rebasar también a Adam Yates (Orica).

Desplegó las alas López para levantar los brazos con tiempo para el deleite. Marcó en meta 3:34.51, a una media de 36,1 kilómetros por hora. Lo siguió, a 36 segundos, Ilnur Zakarin (Katusha), que saltó al tercer puesto de la general, además de Wilco Kelderman (Sunweb) -fuera del podio-, a 45. A continuación llegaron Esteban Chaves (Orica) y Froome, cuyo arreón final le permitió endosar seis segundos a Vincenzo Nibali (Bahrain), su principal rival, ahora a 1.01 minutos.

Mal día para Contador, protagonista con un ataque marca de la casa en El Purche, pero sin fuerzas al final. Perdió un puesto y ahora es noveno a 1.51 minutos del tercer cajón del podio. Peor aun fue la jornada para David de la Cruz (Quick-Step) hundido desde el Purche, sufriendo en solitario hasta perder cinco minutos y verse fuera del top ten.

Etapa corta, pero matona, de esas que nacen a toda mecha, motivan a los aventureros y terminan con el sálvese quien pueda de los hombres de la general en las rampas que conducen a meta. Un sprint de 129 kilómetros con tres puertos y 3.305 metros de desnivel acumulado para la lucha y supervivencia.

En la primera hora se cubrieron 51 kilómetros. Poco antes se formó la escapada con Theuns (Trek), Trentin (Quick-Step), Oliveira (Movistar), Van Asbroeck (Cannondale), Armee (Lotto-Soudal), Pérez y Rossetto (Cofidis) y Lluis Mas (Caja Rural).

Con el permiso del Sky, la fuga trepó al Alto de Hazallanas (primera categoría y 16,3 kilómetros al 5%). Armee cruzó con 40 segundos sobre Rossetto y tres minutos de ventaja sobre el pelotón.

En el ascenso al Alto del Purche (primera categoría y 8,5 kilómetros al 8%) fue donde se movió la carrera. Yates se quedó solo en cabeza, ya liberado por el retraso de 50 minutos en la general que le quitó la etiqueta de favorito.

Y como se veía venir, Contador arrancó a siete kilómetros de la cima llevándose a rueda a López. Un dúo de postín.

Yates coronó con un minuto de adelanto sobre Contador. El líder del Trek vio la veta para acercarse más al podio y lo intentó, hasta que López le dio la puntilla.

Sin nervios en el Sky, con la maquinaria en marcha al servicio de su jefe de filas, siempre enfrascado en los datos de su potenciómetro, su único rival verdadero.

Restaba el examen final, la interminable prueba de 19,3 kilómetros hasta el Alto Hoya de la Mora, cerca del cielo, a 2.500 metros de altitud, donde el oxígeno ya se echa en falta. En ese escenario los hombres de la general eludieron el combate, tal vez cohibidos por el control del Sky. Si acaso un ligero aviso de Nibali, sin la menor pinta de hacer daño al líder, que esperaba movimientos para saltar o no.

A falta de riña entre los gallos tomó la iniciativa López, que desplegó sus alas a seis kilómetros de la cima, cuando dejó clavado a Contador y se fue en busca de Yates, hundido en su propio esfuerzo.

Ajeno a lo que pasaba por detrás, el colombiano voló hacia la gloria. Otra descorche del champán en la cima granadina. La segunda de la Vuelta, la tercera de su equipo en la presente edición y la cuarta personal de la temporada. Ya es sexto en la general. Y cotiza al alza. Al igual que el triunfo final de Froome, que se marchó tranquilo a descansar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios