fútbol sala copa de españa femenina

Justo premio a la ambición

  • El Burela se clasifica para la final tras llevar la iniciativa en el partido y remontar dos goles de ventaja del verdugo del anfitrión, el Jimbee Roldán

Tai cruza el balón ante la salida de Etayo y en presencia de Consu. Tai cruza el balón ante la salida de Etayo y en presencia de Consu.

Tai cruza el balón ante la salida de Etayo y en presencia de Consu. / jesús marín

El Burela Pescados Rubén se clasificó para la final de la Copa de España femenina al remontar la ventaja inicial del Jimbee Roldán, vigente campeón de Liga y verdugo la jornada anterior del anfitrión Cádiz FS en cuartos de final.

Aunque en los primeros minutos la iniciativa correspondió al Burela, que no sólo presionaba arriba sino que llegaba con más claridad elaborando, el Jimbee Roldán, que avisó de sus intenciones tras hilvanar un par de contras pronto, se adelantó en el marcador en una rápida transición.

El gol de Consu no varió en exceso el panorama. En todo caso acentuó la iniciativa de las gallegas, que siguieron intentándolo tocando y tocando desde su propia pista, con Cilene siempre como punto de referencia atrás.

Un disparo precisamente de Cilene que se marchó rozando el larguero y la réplica en un tiro a bocajarro que obligó a Ana Romero a realizar una extraordinaria intervención para evitar el 2-0 dieron paso a unos intensos últimos minutos previos al descanso, al que se llegó con triunfo por la mínima de las murcianas, impecables en la defensa después de alcanzar las cinco faltas cuando aún quedaban 11 minutos para el intermedio.

La intensidad del equipo de Lugo se incrementó al regreso del vestuario, con una gran ocasión para igualar tras un disparo Cilene y el rechace de Ana Romero. A esas acciones siguieron las lesiones de la local Mariángeles y la visitante Sara Correia, que ya no volvieron.

Consu estableció el 2-0 tras un pase largo que culminó por debajo de las piernas de Jozi e inmediatamente el Burela se puso de cinco. No quedaba otra. Bea Mateos recortó distancias aprovechando una rápida acción en la que la superioridad numérica de jugadoras de campo resultó determinante y casi a renglón seguido Dany puso las tablas en el electrónico.

La ambición del Burela le llevó a mantenerse de cinco en cada acción de ataque y recuperar la figura de la portera en las ofensivas del Jimbee, aunque en los últimos minutos prevaleció el sentido común que invitaba a amarrar el 2-2 sin asumir excesivos riesgos.

Ya en la prórroga, dos tiempos de tres minutos cada uno, todo continuó igual hasta que a falta de menos de dos minutos Dany firmó el 2-3. Las murcianas, desesperadas, se pusieron de cinco, pero ya no quedaba tiempo para mucho más. El Jimbee estaba fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios