Deportes

Los Juegos podrán cruzar fronteras

  • Bach saca adelante 40 reformas por mayoría y abre la vía a que dos países organicen la cita olímpica

El COI tiró ayer a la basura algunos de los viejos corsés que constreñían, encarecían y complicaban la organización de los Juegos, que tendrán en el futuro flexibilidad para poner o quitar deportes, permiso para disputarse en más de un país y libertad para mostrar una personalidad distinta en cada edición. La 127 Sesión del COI aprobó en Mónaco por aplastante unanimidad las 40 reformas que durante el último año elaboraron varios grupos de trabajo y que tienen como objetivo general que los Juegos sigan siendo un producto atractivo para las ciudades, los deportistas, los espectadores, los patrocinadores y las televisiones.

La reunión puede considerarse un éxito rotundo del presidente, Thomas Bach, que nada más llegar al cargo hace 15 meses impulsó este proceso de reformas, bautizado como Agenda 2020, y que se ha asegurado de que llegaran a Mónaco ya conocidas y asimiladas por todos los asambleístas.

Para conjugar los intereses de las partes implicadas en los Juegos, el COI empezará por simplificar el proceso de solicitud a las ciudades candidatas. El hecho de que sólo dos hayan pedido los Juegos de invierno de 2022 hizo sonar las sirenas de alarma a orillas del lago Leman, en la sede del COI, donde no quieren más sustos.

Las candidatas tendrán que presentar proyectos que encajen en sus ciudades, primando las instalaciones existentes o de construcción provisional; harán menos presentaciones internacionales y parte las sufragará el COI; y buscarán un modelo propio de Juegos, y no una uniformidad tipo franquicia. Si una ciudad considera que algunos deportes deben disputarse en otra sede, incluso en otro país, pueden proponérselo al COI. Se pretende evitar, por ejemplo, que se construyan carísimas y luego poco o nada utilizadas pistas de bobsleigh si, cruzando una frontera, hay una disponible; o que no pueda optar a los Juegos un pequeño estado centroeuropeo, pese a ser limítrofe con otros tres países.

Los Juegos, hasta ahora con un techo de 28 deportes, disponen de nuevos límites: 310 pruebas de medalla, aunque esto implique la admisión de nuevas disciplinas, 10.500 atletas y 5.000 entrenadores o asistentes. En los Juegos de invierno las cifras son de 100 pruebas, 2.900 deportistas y 2.000 ayudantes. Hasta tres años antes de los Juegos podrán incorporarse nuevas pruebas. Tokio, que organizará los Juegos de 2020, parece dispuesta a aprovechar esta flexibilidad para incorporar el béisbol y el sóftbol.

Deportes de gran aceptación entre los jóvenes, como el surf, la escalada deportiva, el kárate, el squash o el fútbol playa, pueden tener su oportunidad desde 2024.

La asamblea aprobó la creación de un canal olímpico de televisión, en formato digital, y que tendrá su razón social en Suiza, pero su sede real en Madrid. El COI ganó ayer también en contenido social al incluir entre los requisitos para organizar los Juegos Olímpicos el respeto a los derechos de los trabajadores y al medio ambiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios