Fútbol | División de Honor Andaluza

Incertidumbre en el horizonte liguero del Chiclana

  • Es el equipo que menos tantos ha marcado, tan sólo cuatro, en un grupo muy igualado a estas alturas

Pablo pasa el balón a un compañero durante una sesión de entrenamiento. Pablo pasa el balón a un compañero durante una sesión de entrenamiento.

Pablo pasa el balón a un compañero durante una sesión de entrenamiento. / CCF

No es de extrañar que a estas alturas de curso la clasificación de la División de Honor Andaluza esté tan apretada. Se sabía que este año había varios equipos cuyo objetivo era claramente el ascenso y después otro grupo que pelearía por quedar lo más arriba posible. Lo curioso es que más de uno se encuentra justo en las antípodas de aquello que se había proyectado.

Tras el paso por la jornada 10ª y exceptuando al líder, un Castilleja que se distancia del segundo con una amplia ventaja de cinco puntos, la igualdad campa a sus anchas por el grupo I, creando una incertidumbre absoluta sobre lo que deparará el futuro de los equipos que lo componen. Entre el cuarto y el noveno clasificados solo hay un punto de diferencia, mientras que el Atlético Algabeño cierra la tabla con seis, apenas cinco menos que el Torreblanca (11º).

Entre toda esa maraña de datos y opciones se encuentra el Chiclana, inmerso en la penúltima posición desde hace varias jornadas, con siete puntos. Pero hay un número que llama poderosamente la atención: solo cuatro goles a favor en el casillero del conjunto blanco. Solo hay dos equipos más por debajo de las dos cifras, Torreblanca (9) y Alcalá (8), y aun así ambos han marcado el doble que los de Lupi. Con todo, el Chiclana es el club menos goleado de los siete últimos. Ha encajado 11 tantos, los mismos que el Cabecense (4º) y menos que el Tomares (3º). Es un caso, cuanto menos, curioso y digno de estudio, pues los números muestran que la defensa es férrea pero que la eficacia en el ataque es paupérrima.

Los del Municipal están pagando a precio de oro los errores en una defensa que, como se refleja en la tabla, apenas concede licencias y el equipo no está para seguir regalando partidos. El Chiclana está negado de cara a gol, así dispare a portería vacía, como ocurrió en Castilleja y donde lo más justo habría sido un empate. Pero el fútbol no entiende de justicia, por eso engancha tanto.

Lupi reconoce la carencia que arrastra el equipo en la parcela ofensiva, "que tampoco es algo nuevo en el club", pero recuerda que han plantado cara a todos los equipos de arriba a los que se han enfrentado. Y no le falta razón.

Porque hasta el liderato es algo circunstancial a estas alturas y ninguno de los equipos que ahora ocupan las primeras posiciones y que se han medido al Chiclana han demostrado ser conjuntos arrolladores. Al contrario, lo más probable es que, independientemente del resultado del partido, el club blanco haya sido una de las piedras en el zapato más grandes de las que se van a encontrar este año.

Es un hecho que Lupi sabe leer los partidos y que ha conseguido que los jugadores se adapten a las modificaciones del sistema que conlleva la competición, pero son muchos los factores que intervienen en la falta de gol, muchos de ellos extradeportivos, y seguir cada jornada dentro de la dinámica negativa no ayuda. "Es angustioso salir de cada campo con esa sensación pero aun así el equipo compite. No nos queda otra que ser positivos porque solo podemos ir a mejor, seguir trabajando con el mismo guión e incorporando las mejoras que sean necesarias para que esa mala racha cambie", concluye.

Dice el refrán que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista y, conociendo la tenacidad de técnico y plantilla, más pronto que tarde tendremos buenas noticias en el Chiclana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios