gran angular

Europa rusa, Rusia europea

  • Pasadas las jornadas de jolgorio intercontinental, el balón ha puesto a todos en su sitio

  • Ya sólo quedan vivas selecciones del Viejo Continente

'Selfies' en la Plaza Roja de Moscú. 'Selfies' en la Plaza Roja de Moscú.

'Selfies' en la Plaza Roja de Moscú. / ZURAB KURTSIKIDZE/ efe

Pasados los días de ruido y furia latinoamericana y africana en las calles y estadios rusos, al final, cuando ha llegado lo serio, las selecciones que aspiran a alzar la copa son todas europeas. El Mundial ha puesto a cada uno en su sitio, como no podía ser de otra manera. Ya conocemos que los cuatro semifinalistas serán representantes del viejo continente después de las victorias belga y francesa de este viernes. Bueno, en puridad sabemos que de Sochi saldrá un equipo eslavo, porque antes hemos de hacernos una compleja pregunta: ¿Es la selección rusa europea? ¿Se considera Rusia parte de Europa? De hecho, el debate abre en este país cada cierto tiempo.

La cuestión se abordó profundamente en el siglo XIX, pero no demasiado en la URSS, que integraba realidades administrativas plenamente asiáticas como Uzbekistán o Kazajistán. En el escudo del extinto Estado -puede verse en muchos edificios- destacaba un globo terráqueo que dejaba claro el afán internacionalista soviético.

Que los equipos rusos jueguen las competiciones futbolísticas europeas -como los israelíes- no nos responde la pregunta. Moscú impulsa una organización económico-política denominada Unión Euroasiática en la que se integran Bielorrusia, Kazajistán y la propia Rusia. Una parte de la intelectualidad y élites dirigentes cree que la realidad rusa es mestiza y que el país debe proseguir un camino propio atendiendo a su naturaleza intercontinental. Más del 70% del territorio ruso es asiático (una línea imaginaria que pasa por los Urales separa lo que los propios habitantes de este país llaman la Rusia europea de la asiática). Pero cuesta dejar a Tolstoi, Tchaikovsky o Lenin fuera de la historia europea. Y más del 70% de los rusos residen en la parte occidental.

Lo más razonable es concluir por el momento que Rusia es europea pero no sólo. El futuro nos dirá en qué se acaba convirtiendo Europa y si Asia acaba asumiendo el liderazgo mundial. Y en qué medida ello afecta a Rusia, con su inmenso territorio y sus apenas 145 millones de habitantes.

Más allá del debate ontológico, los rusos del uno al otro confín -de la centroeuropea Kaliningrado a Vladivostok, desde donde se atisba Corea y Japón, pasando por el Cáucaso y Siberia- están muy ilusionados con el partido de esta tarde. Un amigo español que vive en Moscú me ha pasado un meme que está circulando por Rusia en las últimas horas. Al parecer habría un documento secreto de las más altas instancias del Estado con todos los resultados ya fijados de octavos en adelante. Y con Rusia de campeona, por supuesto.

Para los demás, esta noche será la penúltima oportunidad de disfrutar del buen rollo mundialista en fin de semana antes de la vuelta a la normalidad. En cualquier caso, sabemos que no será como lo que viví hace un par de semanas, cuando aún estábamos en fase de grupos y por el centro de Moscú deambulaban entrada la madrugada miles de personas. Durante estas semanas la Policía ha hecho la vista gorda y el alcohol -está prohibido consumir en vía pública- ha fluido, aunque sin formarse botellones.

Una vez se han eliminado las selecciones que más hinchas convocaron y en casa una buena parte de los guiris, la afición local va a hacerse con el centro de Moscú. Es curioso: con la salvedad de los anfitriones, ninguna de las fanatizadas cuartofinalistas destacó por su volumen en los estadios o en la calle. Al final no es la grada la que manda, sino el césped.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios