Deportes

Dennis Rodman, en el ojo del huracán

  • El polémico ex jugador de los Pistons y los Bulls aspira al Salón de la Fama

La polémica persigue al ex baloncestista Dennis Rodman allá donde va. Cabellos de colores, tatuajes y piercings fueron una marca tan personal durante su carrera como sus miles de rebotes. Ahora, su nominación para entrar en el Salón de la Fama de la NBA también genera debate.

Fue el bad boy del baloncesto norteamericano y se ganó el sobrenombre de menace (peligro). Nadie en los 90 se quedó con más balones bajo los tableros que este excéntrico ala-pívot de 2,03 metros nacido en Nueva Jersey.

Rodman fue siete veces seguidas mejor reboteador y ganó cinco anillos con los Pistons y los Bulls. Pero también organizó fiestas locas, provocó a sus compañeros tanto como a rivales, entrenadores o dirigentes, y fue saltando de un escándalo en otro.

Ahora, su nombre está junto a otros 11 en la lista de este año de candidatos al Hall of Fame. "La única razón por la que quiero entrar es por mis hijos", dijo Rodman. En el Salón de la Fama ingresan jugadores, entrenadores, árbitros y dirigentes extraordinarios. A inicios de abril, un grupo de 24 miembros se ocupará de decidir sobre los 12 aspirantes actuales. Entrará el que obtenga 18 votos.

"En caso de que se constate que alguien ha dañado la integridad del baloncesto, no debe ser considerado digno del honor y no debe tomarse de nuevo en consideración", dice la normativa de acceso. Aunque Rodman no fue precisamente un ejemplo ideal de embajador de su deporte en sus 14 años en la NBA, fue elegido antes que el gentleman Reggie Miller o el entrenador-récord Don Nelson, con 1.335 victorias en la NBA. "Estoy decepcionado, pero admiro a todos los candidato", advirtió Miller.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios