Deportes

Daneses con la boca chica

Comparten alojamiento en el Renacimiento de la Cartuja las selecciones que desde hoy buscarán un sitio en los octavos del Mundial de balonmano. Intercambian impresiones los islandeses, que parten antes al pabellón a entrenar, con los daneses, favoritos para la primera plaza en Sevilla y también para el oro en el Sant Jordi. Ellos, huyendo de la presión o tirando a la modestia, no se ven tan candidatos. Mikkel Hansen atiende con amabilidad. La megaestrella del París Saint Germain, en su primera visita a Sevilla -por lo que pide perdón, aunque algún paseo avisa que dará-, comenta que "empezamos contra Qatar y no jugaré mucho por la rodilla derecha. Arrastro problemas desde hace un mes, aunque estoy mucho mejor. Prefiero reservarme para el partido siguiente contra Rusia".

El lateral izquierdo confía en las opciones de su selección, pero no da nada por sentado: "Tenemos muy buen equipo, más joven que otras veces. La gente verá a una selección danesa que corre mucho. Espero que defendamos bien y que nuestros porteros estén a tope. Jugaremos duro. Aun así, Dinamarca no es muy favorita. Hay excelentes equipos, como España, que juega en casa. Francia cuenta con un bloque increíble, Croacia, Serbia... y Eslovenia hará un gran torneo, juega bien, corre, defiende".

Subcampeona mundial en 2011 y campeona continental en 2012, escoció la eliminación en cuartos ante Suecia en los Juegos: "Claro que fue duro", reconoce Hansen; "queremos demostrar que somos mejores que allí. Fue un resultado fatal y muy difícil de aceptar. Si no estás a pleno rendimiento, pierdes. El balonmano es así. Si no estás concentrado algún día, te vas a casa. Espero que no nos pase".

Hace unos días cedió el testigo de mejor jugador del mundo a Daniel Narcisse -Hansen fue elegido segundo en el ranking de 2012 tras el francés-: "No hay diferencia entre ser primero o segundo. Debo jugar como siempre. Es un honor estar ahí. Narcisse ganó los Juegos, la Champions, la Bundesliga. Ha hecho un año impresionante y se lo merece". Sobre España, dice que "compite muy bien; corren como locos, defienden fuerte en 4-2, 6-0, 5-1... Son favoritos y más aún en casa. Pero es un torneo complicado". Su vida en París es "preciosa", antes de añadir que "aquí, en Sevilla, parece que también se vive fenomenal".

Jesper Noddesbo dejará los porrazos para la cancha; fuera, es un tipo afable. El pivote del Barcelona recuerda que el revés en Londres "fue bastante duro. Tenemos que recuperar el ritmo, las ganas, la chispa, defender muy duro y que los porteros estén acertados. Con eso es suficiente para llegar muy lejos". Incide el danés en que "no creo que seamos más candidatos al oro que otro. Veo mucho más favorita a España y a Francia. El equipo de Rivera juega ante su gente y es un bloque extraordinario. No me da miedo, pero conozco bien a sus jugadores y son muy buenos. Además, esto significa mucho para ellos, es especial. No serán beneficiados por los árbitros, sino por el ambiente, por la gente que los llevará en volandas. Juega como un equipo y eso es vital en un torneo así. Su defensa está muy bien, la portería es excepcional y puede correr. Son muy parecidos a nosotros. Quizás tengamos más individualidades, pero en un Mundial prima el colectivo".

El reto de los daneses, según Noddesbo, "es llegar a semifinales y después ya veremos. Caer en cuartos estaría mal. Pero puede pasar, esto es deporte". Dio una vuelta por Sevilla al llegar y dejó una perla: "Salimos a dar un paseo por la Catedral y para conocer el centro. No ha debido haber nada de promoción porque me preguntó un camarero si éramos de baloncesto y lo que me extrañó es que ni sabía que era el Mundial. El balonmano es el segundo deporte en mi país tras el fútbol, vendrán unos 1.000 aficionados".

Nikolaj Markussen, lateral del Atlético de Madrid, no esconde que "lo hicimos muy mal contra Suecia en los Juegos, pero ahora estamos en el Mundial y hay que olvidar aquello; tampoco creo que seamos superfavoritos. Están Francia, España, Hungría, Croacia... Muchas". El espigadísimo jugador considera que "España juega muy bien; en los últimos años les ganamos dos veces por uno en semifinales. Ya veremos si nos encontramos. La baja de Raúl Entrerríos es muy importante porque ha jugado de maravilla en el Barcelona. Tiene mucha calidad. Pero hay otros que deberán subir el nivel".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios