FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

El Conil, muy inferior al Córdoba B (0-3)

  • El filial pasa por encima de los jandeños en la segunda parte

Mario García, que acabó lesionado, cae entre dos jugadores del filial cordobesista. Mario García, que acabó lesionado, cae entre dos jugadores del filial cordobesista.

Mario García, que acabó lesionado, cae entre dos jugadores del filial cordobesista. / ARAGÓN PINA

Revés duro para el Conil ante el Córdoba B, que le pasó por encima (0-3) en un encuentro que se resolvió en la segunda parte. Los visitantes fueron mejores tras el descanso y tuvieron alguna ocasión para haber ampliado aún más la cuenta.

A los conileños sólo les queda pasar página y esperar jornadas venideras para buscar los puntos que le ayuden a quedarse en el grupo X de Tercera.

Con los dos entrenadores sancionados, el choque tuvo mucho de personalidad por parte de los protagonistas en el terreno de juego. El Conil tuvo que doblegarse para tratar de frenar a Carracedo, el futbolista del Córdoba B que marcaba la diferencia en el Pérez Ureba; por banda o por el centro, este jugador trajo en jaque a los locales sin que encontraran la manera de pararle.

El primer aviso del choque lo firmó el conjunto que entrena Alfonso Cortijo en un centro de Fran Mejías que el veterano Javi Navarro remató por encima del travesaño. Pero la réplica cordobesista fue para temblar al enganchar Chuma el esférico y estrellarlo en un poste de la portería de Gallego.

Tras el paso por los vestuarios, la balanza se inclinó al lado de los visitantes, ya que el Córdoba B se adueñó del juego y fue acertando con las decisiones adoptadas desde el banquillo. El 0-1 lo fabricó Luismi y le puso la rúbrica Chuma al superar por bajo al cancerbero local. La debacle del Conil fue absoluta cuando un minuto despué José Narváez tomó el camino de los vestuarios tras ser expulsado.

La apisonadora del Córdoba B no paró y cayeron otros dos goles que cerraron un encuentro muy desigual tras el descanso y desafortunado por parte del árbitro al no parar a tiempo y con cartulinas el juego duro de los blanquiverdes. Cuando el reloj estaba a punto de dar por finalizado el choque, Vargaz pudo ampliar la cuenta a goleada dolorosa pero el esférico se marchó por encima de la cruceta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios