Primera Andaluza

Cisco confía en el despegue del Chiclana Industrial

  • El delantero piensa que "en dos meses estaremos compitiendo de mitad de la tabla para arriba".

Cisco pugna por el balón en el partido contra el Ubrique. Cisco pugna por el balón en el partido contra el Ubrique.

Cisco pugna por el balón en el partido contra el Ubrique. / Sonia Ramos

Tiene 27 años y lleva desde los cinco jugando al fútbol, así que todo lo que se pueda decir de Cisco es poco. Con una trayectoria tan amplia, los recuerdos y la experiencia acumulada le han llevado a ser uno de los pesos pesados en el vestuario del Chiclana Industrial. Y no ha sido precisamente en la cantera rojinegra donde creció como futbolista, sino en la del eterno rival. "Desde pequeño iba con mi padre al Municipal y le decía que queria jugar con y parecerme a ellos", recuerda el delantero.

Estaba aún en el juvenil cuando, a los 17 años, Bolli le convocó con el primer equipo, que por aquel entonces militaba en Tercera. "Debuté como titular en Córdoba en un día horroroso, ¡llovía a cántaros!", cuenta riéndose. Tras dos años en el primer equipo le llamó Juanma Carrillo para llevárselo al Balón, pero estuvo lesionado varios meses por una pubalgia y al final dejó al filial amarillo por incompatibilidad laboral.

Regresó al Chiclana de la mano de Pepe Fernández, donde estuvo durante cinco temporadas. "Decidí marcharme porque apenas tenía minutos y con 23 años y un buen estado físico lo que quieres es jugar", destaca Cisco. Y como quien no quiere la cosa, Bolli se cruzó de nuevo en su camino y se lo trajo al Industrial. "Estuve en el ascenso a Primera Andaluza y recuerdo que ese año teníamos un equipazo. Tanto, que hicimos historia subiendo a División de Honor", comenta.

Curiosamente, el ariete disfrutó más el año pasado en esta categoría que cuando estuvo en Tercera. "Ese ha sido el mejor momento de mi carrera deportiva, por muchas razones: deportivamente éramos un equipo perfectamente ensamblado, el compromiso de todos mis compañeros, todo", cuenta.El Chiclana Industrial tiene como objetivo del curso lograr la permanencia.

Cisco no pudo hacer la pretemporada por trabajo y se incorporó justo en el primer entrenamiento de Juan José Flor. "Estoy casi al 100% del ritmo de competición y veo cómo mejora el grupo en cada partido. Aún nos queda, pero estoy convencido que de aquí a dos meses estaremos compitiendo de mitad de la tabla para arriba", asegura. Ya no habla solo de mantener la categoría, sino que incluso se ve peleando por quedar por encima del décimo. "Si seguimos en la misma dinámica y nos respetan las lesiones, en febrero podemos estar dando un golpe sobre la mesa". Como el Alcoyano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios