Última hora Ya están a la venta las entradas para el segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

Fútbol | Fase de ascenso a Segunda B El Cádiz B se lleva una decepción en la ida (0-1)

  • Osasuna B aprovecha un penalti en la segunda parte para afrontar con ventaja en Tajonar el encuentro de vuelta de la eliminatoria de campeones

Los jugadores cadistas se marchan cabizbajos tras consumarse la derrota en El Rosal. Los jugadores cadistas se marchan cabizbajos tras consumarse la derrota en El Rosal.

Los jugadores cadistas se marchan cabizbajos tras consumarse la derrota en El Rosal. / Fito Carreto

El Cádiz B y los numerosos aficionados que acudieron a El Rosal se llevaron una decepción mayúscula en la ida de la eliminatoria de campeones. Osasuna B sacó petróleo al imponerse gracias a un penalti en un cruce muy igualado y que, por lo visto este domingo, sigue muy abierto.

La tensión por lo mucho en juego se dejó notar sobre el césped desde el comienzo, con demasiadas interrupciones por faltas y continuas protestas. En estos compases iniciales el equipo pamplonica intentó llevar el mando y por momentos pareció encerrar a los amarillos en su campo, aunque sin crear ninguna ocasión clara.

Poco a poco, el filial gaditano se fue sacudiendo el dominio, si bien tampoco conseguía hilvanar alguna acción destacable en ataque. El primer cuarto de hora se alcanzó sin que los contendientes remataran ni a puerta ni fuera.

Hasta el minuto 21 no llegó la primera aproximación a portería. Peter recibió cerca de la frontal, dio media vuelta con el balón y chutó excesivamente alto. El remate sirvió para espolear a la grada, que, como era de esperar, presentó la mejor entrada de toda la temporada.

El ecuador del primer tiempo se traspasó con un cuadro de Juanma Pavón que apostaba de forma evidente por la disciplina táctica, concentrado en labores defensivas para no dar la menor opción a su adversario y tratando de aprovechar cualquier resquicio por el que entrar en la tela de araña confeccionada por Santi Castillejo, que no dudaba en adelantar a sus zagueros para alejar el esférico todo lo posible de su cancerbero.

Espectacular imagen de la grada del Ramón Blanco durante el partido de este domingo. Espectacular imagen de la grada del Ramón Blanco durante el partido de este domingo.

Espectacular imagen de la grada del Ramón Blanco durante el partido de este domingo. / FIto Carreto

Camino de la media hora, los navarros gozaron de una doble oportunidad con disparos de José Hualde y Barbero que no encontraron premio y que antecedieron a la parada decretada por el colegiado para que los futbolistas se refrescaran. El intenso calor justificaba con creces la decisión.

En el 34’ se produjo la jugada polémica de la primera mitad, al cabecear a gol Javi Pérez pero anular el árbitro el 1-0 que ya celebraban los aficionados por falta previa de Seth Vega, que poco después buscó sin fortuna la escuadra de Iñaki Álvarez, que desvió a lo justo a córner.

Un par de tiros a las nubes de los rojillos y un saque de esquina por cada bando desperdiciado dieron paso al descanso, al que se llegó con la sensación de que el conjunto local había ido de menos a más hasta convencerse a sí mismo de sus posibilidades.

A la vuelta del vestuario, la dinámica apenas varió. El Cádiz B, sin prisas y sin complicarse atrás, apretaba arriba en busca de un robo que se tradujese en una contra rápida o una internada en superioridad numérica. La colocación y el buen hacer de los visitantes no facilitaban las cosas, por lo que las espadas se mantenían en alto.

Con tanto equilibrio de fuerzas y más miedo a encajar que ambición por marcar, el duelo parecía abocado al 0-0 o a decidirse por la estrategia. En todo caso, Pavón movió ficha y refrescó la delantera sacando a Javi Navarro en el lugar de Javi Pérez, capitán en ausencia de Sergio González.

Y, en efecto, una acción puntual marcó el devenir del encuentro. En el 67’, Saturday llega tarde y en vez de tocar el cuero toca a Mikel Yoldi.  Penalti claro que transforma José Hualde y posterior tángana que permite a los navarros rascar un par de minutos al crono.

El 0-1 espoleó a los jóvenes cadistas, que dieron un paso al frente. Pavón también reaccionó y decidió meter más madera al sustituir a Jordi Tur por Chapela justo cuando el castellano-manchego Manuel González del Campo decretó otra parada de refresco.

Con un cuarto de hora por delante para evitar la derrota, el filial gaditano adelantó sus líneas para embotellar a Osasuna B. Un tiro raso de Peter que desvió Iñaki y el posterior cabezazo de Saturday al saque del córner se convirtieron en un aviso de las intenciones.

Los pamplonicas, que no se arrugaban ante las acometidas de los amarillos, seguían a lo suyo, sin dejar espacios y arañando segundos de cualquier forma. El Cádiz B no encontraba huecos pero no cejaba en su empeño, acaso con más corazón que ideas.

La entrada de Peques por Peter fue el último movimiento de Pavón en su intento por cambiar la suerte del partido. Pero el tiempo se escapaba entre los dedos y no había manera. A la desesperada, con los laterales como extremos, en el 89’ Braganza se sacó un zurdazo que Iñaki repelió y el rechace, con todo a favor, no lo supo aprovechar Iván Robles a puerta vacía. La mejor ocasión pasaba de largo.

En los seis minutos de prolongación, más de lo mismo. Un quiero y no puedo del Cádiz B y acertada defensa de la ventaja de los rojillos, que afrontarán la vuelta el próximo fin de semana con todo de cara para subir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios