TENIS TORNEO challenger de meerbusch

Broche de oro en Alemania

  • El portuense Riki Ojeda logra el título más importante de su carrera

Riki Ojeda alza el trofeo recién recibido tras imponerse en la final del torneo alemán de Meerbusch. Riki Ojeda alza el trofeo recién recibido tras imponerse en la final del torneo alemán de Meerbusch.

Riki Ojeda alza el trofeo recién recibido tras imponerse en la final del torneo alemán de Meerbusch.

La mejor semana de la carrera tenística de Riki Ojeda tuvo ayer un broche de oro gracias a la victoria cosechada por el profesional portuense en la final del torneo de Meerbusch (Alemania), correspondiente al Challenger Tour de la ATP. Hasta el momento, su actuación más destacada se remontaba a principios de este mes, cuando alcanzó las semifinales de otra cita del referido circuito, en concreto la celebrada en la localidad checa de Liberec.

Ojeda, ubicado en la actualidad en el puesto nº 226 del ranking mundial cuando la posición más alta de su vida es la nº 221 de abril del presente año, consigue con este brillante título la apreciable cantidad de 80 puntos. Con la acumulación de estos a su casillero, el gaditano aparecerá hoy probablemente en torno al lugar nº 185 de la clasificación de la ATP, lo cual supondrá su primera presencia entre los 200 tenistas más destacados del panorama internacional.

El jugador de El Puerto, que ha contado en tierras germanas con Germán Anglada como entrenador, culminó su gesta cediendo tan solo un set en los cinco encuentros disputados ya que únicamente le pudo arrebatar una manga el kazajo Nedovyesov en los cuartos de final. Su última víctima, en la gran final, fue el austriaco Andreas Haider-Maurer, que se inclinó en dos sets por 6-4 y 6-3. Este llegó a figurar en 2015 en el puesto 47º del ranking de la ATP aunque cayó hasta el nº 842 actual por culpa de las lesiones, por lo que necesitó una invitación especial de la organización para volver a competir en el Bucher Reisen Grand Prix de Meerbusch, donde se impuso hace un par de temporadas.

Riki Ojeda, prolongando un día más su gran racha de juego y resultados, batió a su adversario de ayer en una hora y 26 minutos. En cualquier caso, los dos sets de la contienda resultaron muy diferentes. En el primero de ellos únicamente se produjo una rotura de servicio, a la postre decisiva, mientras en el siguiente el dominio correspondió de manera más habitual a quien se hallaba al resto. En esta definitiva manga, Haider-Maurer quebró dos veces el saque de Ojeda, pero el portuense hizo lo mismo en cuatro ocasiones de las seis en que puso la bola en juego el austriaco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios