Deportes

El Braga hace historia tumbando al Benfica

El Sporting de Braga, un pequeño club del norte de Portugal, jugará ante el Oporto una final de la Liga Europa netamente lusa al batir al Benfica (1-0) y beneficiarse del valor doble de los goles en campo contrario (2-1 en la ida).

El Braga disputará su primera final continental en sus 90 años de vida tras un impecable partido ante el conjunto lisboeta, al que anuló completamente con una fuerte línea de presión que ahogaba a su rival, huérfano sin Aimar, en el medio. El equipo de Domingos Paciencia, sin estrellas y con descartes de otros clubes, se ha ganado el respeto de Europa armado de disciplina táctica y orden defensivo. Entre balonazos aleatorios e interrupciones varias, llegó en un córner el gol del Braga. La precisa zurda de Hugo Viana ofreció un balón tenso a la testa del medio centro Custodio, que remató violentamente a las redes del español Roberto.

El Benfica tardó en digerir el golpe emocional. Apenas en los últimos quince minutos del segundo tiempo comenzó a reaccionar con una confusa ocasión en la que Javi García y Saviola no se pusieron de acuerdo para finalizar. El argentino tuvo el empate en sus botas después, pero su remate se fue al poste. Volcados, los lisboetas dispusieron de varias ocasiones, pero ni el venenoso remate de Gaitán ni el cabezazo de Cardozo, salvado en la línea de gol, hicieron temblar al Braga, que selló su histórico pase a una final europea en la que se medirá al vecino Oporto.

Sporting de braga: Moraes, Silvio, Paulao, Alberto Rodríguez, Miguel García, Custodio, Hugo Viana, Mossoro (Kaká, 80'), Alan, Meyong (Helder Barbosa, 86') y Lima (Salino, 72'). BENFICA: Roberto, Maxi Pereira, Luisao, Jardel, Fábio Coentrao, Javi García, Carlos Martins (Kardec, 81'), Gaitán, Peixoto (Franco Jara, 58'), Saviola (Menezes, 86') y Cardozo. Árbitro: Martin Atkinson (inglés). Amonestó a los locales Silvio y Paulao, y a los visitantes Peixoto, Maxi Pereira, Luisao y Moraes. Gol: 1-0 (18') Custodio. Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Liga Europa disputado en el Estadio Axa de Braga. Presenciaron el encuentro unos 30.000 espectadores, aproximadamente, unos 2.000 aficionados del Benfica. El estadio vivió un lleno histórico con un terreno de juego en perfectas condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios