fútbol primera andaluza

"Mientras Bolli quiera, será entrenador del Industrial"

  • Paco Cordero, delegado del conjunto chiclanero, hace balance del curso

Paco Cordero consulta unas anotaciones en El Fontanal. Paco Cordero consulta unas anotaciones en El Fontanal.

Paco Cordero consulta unas anotaciones en El Fontanal. / sonia ramos

La campaña 17/18 terminó a finales del pasado mes para todos los equipos andaluces, excepto para los inmersos en las fases de ascenso a Tercera División y Segunda B. Ahora toca descansar y dejar atrás las tensiones y agobios propios de la competición y en el Chiclana Industrial se lo van a tomar con mucha calma, que ya les toca. Para Paco Cordero, delegado del club, es más que necesario, aunque saca un ratito con Diario de Cádiz para hacer el balance de esta temporada tan especial.

"Uno siempre espera quedar un poco mejor en la tabla y haber mantenido la categoría, sobre todo después de ver cómo ha transcurrido el año. El equipo ha dado la cara, ha estado siempre luchando, pero muchas veces los resultados no acompañan ni hacen justicia al trabajo hecho por los chavales. Pero bueno, estaba dentro de lo posible el descender". Habla sereno y tranquilo, porque no han sido pocos los obstáculos que han tenido que superar y la satisfacción de haber dado lo mejor de sí mismos es lo que acaba primando. "Éramos el conjunto con menos presupuesto del grupo, los jugadores no cobran y hasta poco antes del final de liga había muchos rivales reforzando sus filas. A nosotros lo único nuevo que nos vino, afortunadamente, fue David León. Fue por una carambola, pues tenía ficha con el Sanluqueño y al final nos lo cedieron. En cuanto al resto, hemos tirado con lo que había de la temporada anterior".

Y no ha sido nada fácil confeccionar un equipo y un presupuesto para competir en División de Honor. La plantilla era prácticamente la misma que el año anterior y el conjunto rojinegro no cuenta con un dinero inicial del que partir. "Cada año, a principio de temporada sumamos los desplazamientos que vamos a tener, el pago de los arbitrajes y del entrenador para saber el total que vamos a necesitar. Siempre desde cero, porque luego el dinero había que irlo buscando día a día".

La cantidad que se saca en taquilla es escasa, aunque tal vez se contaba con que la afluencia de público este curso fuera más grande al enfrentarnos con rivales de mayor entidad. "Al principio la afición respondió al mismo nivel que el año anterior. Los resultados estaban siendo ilusionantes pero tras caer en descenso en noviembre y durante toda la segunda vuelta sí se notó menos expectación por el equipo. A pesar de la clasificación el Industrial siguió haciendo buen fútbol y los aficionados han visto la entrega de los jugadores, plantando cara a cualquier rival. Algo ha caído, evidentemente, pero exceptuando los últimos partidos no he notado una decepción grande en el aficionado".

A pesar del resultado final que ha tenido la aventura en División de Honor nadie ha cuestionado nunca en el seno del club la continuidad de José Alba Bolli al frente de la plantilla. Para Paco Cordero siempre será Pepe, el que dio sus primeros pasos en el fútbol en el Chiclana Industrial, "con Antonio Gómez y conmigo. El primer equipo que entrenó fue un juvenil nuestro y en aquella primera etapa lo mismo entrenaba al senior que al cadete".

Después empezó a prosperar y a buscar otras metas, entonces el que Pepe volviera con nosotros no era más que un regreso. Todo lo que ha cosechado en otros conjuntos se lo ha ganado a pulso. Es una persona que le ha puesto muchísima dedicación al fútbol, muchísima ilusión y trabajo y todos sus logros han sido por méritos propios. Tiene muy poco que agradecerle a nadie". El delegado recuerda que "cuando nosotros lo llamamos por primera vez, creíamos que era la persona idónea para estar en este equipo. Yo, particularmente, tenía la ilusión de que volviera a su casa y a día de hoy seguimos pensando que lo sigue siendo. Mientras nos muestre ilusión, trabajo y que esto le duele, los resultados no serán lo más importante". Además, todo el vestuario está con él y "es muy difícil mantener esa unión en la situación en la que estaba el club. El día que Pepe deje el Industrial, que sea porque tiene otra oferta mejor o porque quiere descansar del fútbol, pero mientras tanto, por nuestra parte va a estar aquí todo el tiempo que él quiera".

Todavía no se han sentado a hablar, pues tienen que reposar tras una campaña en la que las emociones han estado a flor de piel en tantos momentos. "Yo sé que él siempre ha tenido ofertas de otros equipos, de hecho el Conil llevaba tiempo detrás de él. Ya te digo que si no continúa con nosotros será porque él lo decida". Al preguntarle si tiene ya un plan B para el banquillo rojinegro es tajante: "No, porque mi ilusión es que siga. Mientras no me diga lo contrario, mi entrenador es Pepe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios