Vela | Juegos Olímpicos Blanca Manchón, del CN Puerto Sherry, es elegida para competir en Tokio 2020

  • Representará a España en la clase RS:X femenina, igual que hizo en Atenas 2004.

Blanca Manchón, en acción durante los Campeonatos de Europa de este año. Blanca Manchón, en acción durante los Campeonatos de Europa de este año.

Blanca Manchón, en acción durante los Campeonatos de Europa de este año. / RFEV

La regatista andaluza Blanca Manchón, perteneciente en la actualidad al CN Puerto Sherry, ha sido designada por el Comité de Preparación Olímpica de la Real Federación Española de Vela, tal como se esperaba, para participar en la clase RS:X femenino en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La confirmación oficial se halla tan solo a falta de que el Comité Ejecutivo y la Junta de Federaciones Olímpicas del COE aprueben el equipo olímpico español definitivo.

Esta será la segunda participación de la sevillana Manchón en unos Juegos. Su primera experiencia olímpica se produjo en Atenas 2004, cuando tenía 17 años. Allí fue octava y gracias a ello ganó un diploma olímpico.

La propia Manchón fue quien durante el Campeonato del Mundo de vela olímpica disputado el pasado verano en Aarhus (Dinamarca) ganó la plaza de país para el windsurf femenino al terminar la competición en la 12ª plaza. Ahora, tras ganar la Semana Olímpica Andaluza y ser novena en el Campeonato de Europa de RS:X, además de mejor representante española, se ha hecho con el puesto nominal para volver a disputar unos Juegos Olímpicos.

Blanca Manchón comenta sentirse "muy orgullosa" por haber alcanzado este reto. "Ha sido duro conseguir este objetivo por el que he trabajado estos dos últimos años, pero ahora estoy muy contenta sabiendo que volveré a representar a mi país en unos Juegos Olímpicos", asegura.

La integrante del club portuense indica que "ahora el objetivo es la medalla. El primer paso para mí era clasificarme para ir a los Juegos y ahora me toca centrarme en cómo puedo ganar esa medalla, que es lo único que me queda por conseguir".

En su recuerdo está muy presente la experiencia de Atenas 2004. "Con 17 años fue como estar en un videojuego, pasaban todo tipo de estrellas por delante de mí; fue algo increíble y encima conseguí un diploma", rememora una vez anunciada su designación. "Ahora será algo diferente. Las regatas con poca gente se me suelen dar bien, me siento muy cómoda en flotas reducidas y creo que tengo muchísimas opciones de ganar una medalla en la cita japonesa", manifiesta esperanzada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios