Fútbol | Segunda División B

La Balona de Calderón se impone (0-1) en campo del San Fernando

  • El ex cadista Tomás, autor del único gol del derbi provincial en el Iberoamericano 2010

El goleador Tomás intenta frenar la internada del local Pedro Ríos. El goleador Tomás intenta frenar la internada del local Pedro Ríos.

El goleador Tomás intenta frenar la internada del local Pedro Ríos. / Román Ríos

El San Fernando despidió el año 2019 de la peor de las maneras, cosechando una derrota que certifica la crisis de resultados con la que el equipo de La Isla se marcha de vacaciones. El fútbol es sensaciones y, a pesar de que los de Tito García Sanjuán ofrecieron una mejor imagen, está claro que ahora no entra con normalidad lo que antes era media ocasión de gol y que la confianza se comienza a perder entre la frustración y la desesperación.

La Balona tuvo que hacer muy poco para arrebatar a los isleños los tres puntos, solamente estar bien ordenado, anticiparse en todo lo que podía y saber nadar y guardar la ropa para asestar, de manera consecutiva, una segunda derrota por la mínima a los isleños al igual que lo hiciese en la Copa Federación, de la que los balonos apearon a los de La Isla.

Y es que cuando los resultados no acompañan, jugando a lo mismo, no es suficiente para levantar cabeza y ya hablamos de cinco jornadas encadenadas sin saborear las mieles del triunfo, consiguiendo solamente tres puntos de los 15 disputados. Eso ha afectado, de manera considerable a los isleños, que lo intentaron una y otra vez, que tuvieron el mando y el dominio del partido, pero que no encontraron la fórmula para perforar el portal de un Montoya que, dicho sea de paso, fue el mejor de los albinegros.

Con esto, el partido comenzó dubitativo. Tito García Sanjuán deshojó la margarita de cómo sustituiría al sancionado Francis Ferrón poniendo a sus cuatro hombres habituales de ataque en liza y haciendo las funciones de hombre más adelantado Hugo Rodríguez, que dicho sea de paso fue el mejor de los isleños.

Y la primera llegó pronto, en el minuto 2, en un remate acrobático de Pedro Ríos a centro de Gabi Ramos que se marchó fuera por poco. No se habían asentado sobre el campo los de Tito García Sanjuán cuando llegó la jugada que terminaría de dejar helados a los aficionados azulinos, esos que ya de por sí pasaban frío en las gradas del Iberoamericano.

El primer córner de la Balona terminó con un remate impresionante de un hombre que parece tenerle la medida cogida al equipo isleño, el lateral Tomás Sánchez. Rubén Gálvez no pudo más que ver como el esférico se colaba inexorablemente por la escuadra de su portal y los de la Línea fabricaban, de esta forma, el pastel de la victoria para hacer bueno el dicho de "a entrenador nuevo, victoria segura".

Pero reaccionaron los de La Isla, que contaron en la primera mitad con las mejores oportunidades para igualar la contienda. Pudo llegar en el 12, en un centro de Pedro Ríos que por poco mete en su propia portería Albisua, pero con más claridad aún en el 37. Hugo Rodríguez se fabricó la jugada del partido para culminarla con un espectacular remate que repelió el travesaño, el cual pudo ser el empate.

En la segunda parte, los azulinos salieron, si cabe, con más bríos, pero no encontraban la manera de perforar la meta contraria y la Balona, repleta de oficio, no estaba incómoda con la posibilidad de ceder terreno y buscar alguna contra que sentenciara del todo el choque antes de tiempo.

Montoya se tuvo que emplear a fondo de nuevo ante Hugo Rodríguez en el 48 y Perdomo, de falta, no consiguió anotar en el 58. Los minutos, más que transcurrir, volaban para los de casa y se detenían para los foráneos.

Ya la recta final del choque fue un ir a por todas para unos azulinos desesperados y una Balona que pudo terminar de sentenciar el choque en el minuto 80, donde, presumiblemente en fuera de juego, Dopi se plantó en solitario en el área chica ante Rubén Gálvez. El onubense realizó la parada de la tarde-noche aunque sirvió para poco porque el partido ya estaba visto para sentencia, una nueva derrota del equipo azulino ante los suyos.

Termina el año 2019 para el San Fernando y será momento para descansar, cargar pilas, sentarse para analizar lo que ha ocurrido, al menos en las últimas cinco jornadas, y para encontrar esa chispa que hizo ilusionar con algo grande a la afición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios