fútbol liga santander

Balaídos no es seguro

  • El encuentro entre el Celta y el Real Madrid, aplazado por el temporal

Los daños estructurales que ha sufrido Balaídos por culpa del temporal. Los daños estructurales que ha sufrido Balaídos por culpa del temporal.

Los daños estructurales que ha sufrido Balaídos por culpa del temporal. / Salvador Sas / efe

El partido que iban a disputar el Celta y el Real Madrid tuvo que suspenderse a causa del temporal que azota a Galicia y que dañó parte de la estructura de la grada de Río del estadio municipal de Balaídos. El Ayuntamiento adelantó esta cancelación, aunque no fue hasta bien entrada la noche cuando la Liga confirmó tal extremo.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, aseguró que "es completamente imposible" que hoy se dispute en Balaídos el partido que tenían previsto jugar el Celta y el Real Madrid de Liga porque el temporal que azota a Galicia provocó "desprendimientos importantes" en la cubierta de la grada de Río. "La Liga tomará sus decisiones, pero en Balaídos no se va a jugar. Se le ha enviado el informe al Celta firmado por los técnicos para que se lo trasladen a la Liga. Con la seguridad no se puede hacer ninguna excepción, así que en Vigo no se puede jugar", explicó el regidor socialista a los periodistas.

El informe técnico elaborado por los técnicos del Consistorio gallego era claro: no había garantías de seguridad para disputar el encuentro. Según el informe, las obras para reparar la cubierta de la grada Río no podrán acometerse "antes del próximo martes" porque no está previsto que se den hasta esa fecha "las condiciones necesarias de vientos de menos de 40 km por hora de manera continuada".

"El estado actual de la cubierta de la grada de Río, con desprendimientos de aproximadamente 20 metros cuadrados de chapa de cubrición, desplazamientos y falta de seguridad en el anclaje de las otras chapas, hace imposible el uso de las instalaciones con garantías de seguridad, ante el riesgo de nuevos desprendimientos de chapas y el imprevisible del desplazamiento y afección de las piezas desprendidas en su caída que pueden afectar tanto a los graderíos como al propio terreno de juego, existiendo por tanto riesgo de daño tanto a espectadores como jugadores si se permite el uso en estas condiciones", explican los técnicos.

El documento está firmado por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos municipal, Jerónimo Centrón Castaños, y por el jefe del Área de Movilidad y Seguridad, Antonio Vivero Mijares. La emisión de este informe por parte del Celta fue clave para que finalmente la LFP decidiera suspender el encuentro.

Todo ello, pese a que el Real Madrid intentó que el partido se disputara. Viajó el equipo comandado por Zinedine Zidane a Vigo como medida de presión pese a que sabían de primera mano de las altas posibilidades de que el encuentro no llegara a disputarse. Las opciones propuestas por los blancos -la disputa del partido con el cierre de la grada afectada o que se jugara en otro estadio cercano como el del Compostela- no se tuvieron en cuenta. Y es que el Madrid quería disputar su encuentro porque entendía que estar con dos partidos menos -también se aplazó el que debe disputar con el Valencia por la disputa del Mundialito- suponía adulterar la competición. Por ese mismo motivo, el Alavés también solicitó el aplazamiento de la vuelta de la semifinal de la Copa del Rey ante el Celta para que se dispute en las mismas condiciones de descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios