La pelota de papel

Cuando Messi no es suficiente

  • La baja forma de Neymar y Luis Suárez, la discreta respuesta de los recién llegados y la posición inestable del entrenador, factores que pesan aún más que el juego del 'crack' rosarino.

Messi, en un partido reciente. Messi, en un partido reciente.

Messi, en un partido reciente. / EFE

El Barcelona tensó tanto la cuerda que ya ni siquiera la magia de Messi es suficiente para disimular el mal momento de un equipo que ha puesto en riesgo la temporada cuando ésta ni siquiera ha llegado a su mitad. En apenas 17 jornadas ya dejó de ganar 16 puntos. El último tramo fue especialmente significativo, pues apenas logró 10 de los 18 últimos en juego. Por eso es tercero, a un punto del Sevilla y a cinco del Real Madrid, líder y que además tiene un partido menos.

Messi salvó a su equipo en los dos últimos partidos con sendos lanzamientos de falta magistrales, pero el Barcelona necesita más de sus cracks. Por ejemplo, de Neymar, quien acumula ya 14 horas sin hacer un gol. No marca desde el 19 de octubre. También Luis Suárez presenta una clara baja forma. La llamada MSN aporta dos tercios de los goles del equipo, una dependencia que por ejemplo no tiene el Real Madrid, donde marcaron ya todos los jugadores del plantel a excepción de Fabio Coentrao y los porteros. Los 13 goles que el Barcelona marcó en los últimos ocho encuentros de la Liga no son registros de campeón.

El Barcelona pagó a precio de oro fichajes que por el momento han aportado poco. Sólo el central Umtiti convence a la crítica mientras Andre Gomes, por el que pagó 35 millones en fijo y 20 en variables, acumula actuaciones intrascendentes. Futbolistas como Paco Alcácer, Denis Suárez, Lucas Digne o Jasper Cillessen apenas están contando con minutos.

Cada vez son más los medios que pronostican una despedida a final de temporada de Luis Enrique, quien ya deslizó que "entendería" que el club estudiara alternativas. Ya se habla de nombres como los de Valverde o Eusebio Sacristán. Pero nada como el asunto de Messi, quien concluye contrato en 2018 y todavía no se sentó para negociar. De fondo permanece el momento de Rakitic, quien desapareció el domingo de la convocatoria sin haber renovado.

Erigido prácticamente como portavoz de los hinchas más pasionales del Barcelona, Gerard Piqué ha emprendido un conflicto contra los árbitros denunciando una supuesta campaña en contra de su equipo. Le desmintieron tanto Luis Enrique -"hay que ayudar a los árbitros entre todos"- como Puyol -"hay que dejar trabajar a los árbitros"-, dentro de una "guerra" con más insinuaciones que afirmaciones.

Exigido en la Liga, el Barça dirimirá mañana ante el Athletic su pase a los cuartos de final de la Copa, donde debe remontar un 2-1. Y en febrero llegará su eliminatoria de Champions ante el PSG.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios