Fútbol | Primera Andaluza Atractivo derbi de la Bahía en El Fontanal

  • Chiclana Industrial y Puerto Real se ven las caras con los locales más necesitados que su rival

Manolo Colón, entrenador del Puerto Real. Manolo Colón, entrenador del Puerto Real.

Manolo Colón, entrenador del Puerto Real.

Cuatro años después por fin la Bahía vuelve a celebrar uno de sus históricos derbis. El Chiclana Industrial recibe este mediodía (12:30) al Puerto Real, en el único partido adelantado de la jornada aprovechando el puente. Aunque durante las pretemporadas es habitual que ambos clubes organicen encuentros amistosos, la última vez que disputaron un duelo oficial fue en el curso 2015/2016, con ambos conjuntos militando en Segunda Andaluza. El primer enfrentamiento también fue en El Fontanal y los visitantes se impusieron por 1-2, al igual que harían en la vuelta (3-1). Sin embargo, sería el Industrial el que acabó ascendiendo aquel año (gracias a la creación de la División de Honor, que posibilitó el ascenso de los once primeros clasificados -quedó precisamente 11º- de Segunda a Primera Andaluza, para equilibrar los grupos), mientras que el Puerto Real ha seguido sufriendo en el infierno hasta el pasado mes de mayo.

Afortunadamente el reencuentro se produce en una categoría superior, pero con situaciones opuestas las que viven uno y otro equipos. Mientras que los de Manolo Colón están viviendo uno de los momentos más dulces de los últimos años (el equipo en quinta posición, a dos puntos del líder) en la orilla chiclanera pelean por salir del descenso. Todavía es pronto para alarmarse, pues la tabla está muy apretada.

El conjunto rojinegro lleva un balance de dos victorias, un empate y cinco derrotas y se encuentra inmerso en el tramo más complicado de la temporada: ya se ha medido al tercero, al cuarto y al sexto; hoy recibe al quinto y, en quince días, al Ubrique (actual segundo). Al vértigo que da el calendario de por sí se le añade que la suerte no es precisamente una aliada de los industrialistas. No hay que irse más allá del pasado domingo para comprobar que, siendo superior en todos los trámites de campo, de nuevo un error arbitral clamoroso, un gran portero en su mejor día y una sorprendente efectividad del rival directo es lo que finalmente vale para sentenciar un partido.

Pero Buyo no descansa, no sabe, y desde el lunes empezó a preparar el derbi que con tantas ganas esperan  desde ambos lados. Álex, Fran y Jesús Heredia ya vestían la camiseta rojinegra la última vez que se enfrentaron; Lupo, Migue Valiente y Simón hacían lo propio con la elástica verdiblanca. A excepción del último, que ocupará su lugar en el banquillo como director técnico, el resto volverán a enfrentarse sobre el césped. Hay ganas de derbi, se nota. Que gane el mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios