Primera Andaluza

Adri debutó entre los palos del Recreativo Portuense

  • En Tarifa puso fin a dos años de inactividad: "Esto del fútbol es un veneno, al que le guste no lo consigue dejar nunca".

Adri posa con un esférico entre sus manos. Adri posa con un esférico entre sus manos.

Adri posa con un esférico entre sus manos. / F.L.

Adrián Jaén Mariño, cuyo nombre deportivo es Adri, se estrenó oficialmente como portero del Recreativo Portuense el pasado domingo en el Antonio López Púa, disputando la totalidad del partido contra el Tarifa (1-1).

El guardameta, de 29 años y 1,90 metros de estatura, ya defendió los palos rojiblancos en pretemporada, en concreto en el choque contra el San Fernando (1-1), pero una rotura de menisco le obligó a irse al banquillo cuando restaban 20 minutos para la finalización de la contienda. "Todo ocurrió en un giro en el que se me quedaron clavados los tacos", recuerda Adri, quien apunta que "de hecho, todavía tengo roto el menisco de la pierna izquierda, aunque estamos fortaleciendo la musculatura que envuelve la rodilla y puedo competir".

El Recreativo, que no llegó a cursar su ficha por la referida lesión, tramitó la misma la pasada semana ante la voluntad del cancerbero, quien tiene previsto operarse cuando finalice la campaña.

Tras dos años fuera de los campos por cuestiones laborales, Adri, proveniente del Guadalcacín de Tercera División y que a lo largo de su trayectoria llegó a estar convocado por David Vidal para defender los intereses del Albacete en Segunda División, se decidió a enrolarse en la disciplina recreativista a sugerencia de jugadores como Borja Ochoa, Barberá u Orellana, recién llegados al Recre y con quienes había coincidido en la cantera del Cádiz. "Hablé con el técnico, Juanjo Durán, quien ya me conocía de mi etapa jerezana. Él no sabía cómo me encontraba por mi paréntesis fuera del fútbol, pero le comenté que haría las pruebas sin compromiso por su parte y aquí estoy", refiere el guardameta.

Adri espera progresar conforme disponga de oportunidades. "Ahora peso 94 kilos, siete más que cuando empecé la pretemporada, pero iré reduciendo esa cantidad con los entrenamientos", asegura, concediendo que, en la lid contra el Tarifa, "noté los dos años de inactividad en la toma de decisiones en momentos como cuando has de optar por si sales hacia el delantero o no". Con todo, Adri apunta que "eso se va cogiendo automáticamente" y se siente satisfecho de su actuación contra la escuadra campogibraltareña, que empató el choque en el tiempo añadido merced a un tiro de Juanma "contra el que nada podía hacer, pues cogió un rechace de nuestra defensa a un saque de falta lateral y disparó fuerte y pegado al palo".

El portero, residente en Chiclana, admite su felicidad por su retorno a la práctica del fútbol bajo la disciplina del Recreativo Portuense: "Esto es un veneno, al que le guste de verdad no lo consigue dejar nunca", detalla. Considera que ahora comienza una "sana rivalidad" con Pablo, el guardameta que ha venido detentando el puesto de titular, con Darío como teórico tercer portero. "Nuestro trato personal es excelente pero la competitividad se reflejará a tope", asevera.

Aunque la directiva rojiblanca ha establecido como objetivo el de cerrar la permanencia sin apuros, Adri entiende que, dando por hecho que ese deseo se logrará, hay que ser más ambiciosos y aspirar a meterse en la fase de ascenso a División de Honor. El guardameta estima que "nos hace falta materializar las ocasiones", un defecto que, analiza, impidió asegurar la victoria contra el Tarifa en la primera mitad, pero entiende que esa circunstancia cambiará y que el equipo se situará en condiciones de luchar por la zona alta, admitiendo la existencia de entidades, como Bazán o Balón de Cádiz, que han conformado escuadras potentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios