Especial final de la Copa del Rey El Athletic espera el regreso de su tridente

  • El trío de ataque integrado por Muniain, Raúl García e Iñaki Williams tiene que sacar al equipo rojiblanco de la depresión en la que está sumido tras perder la anterior final de Copa

Los jugadores del Athletic celebran su triunfo en la Supercopa.

Los jugadores del Athletic celebran su triunfo en la Supercopa. / Antonio Pizarro

El Athletic encara la de este sábado ante el Barcelona en La Cartuja deprimido por su derrota ante la Real Sociedad en la primera de las dos finales que tenía en un histórico mes de abril y a la espera que vuelta en su mejor versión de su acreditado tridente Iker Muniain-Raúl García e Iñaki Williams.  

En la creatividad, remate y velocidad de esos tres jugadores basó el conjunto rojiblanco la espléndida victoria en la Supercopa de 2021 ganando al Real Madrid y la Barcelona en cuatro días.  

Muniain dirigió al equipo como un capitán debe hacerlo, con el balón y con el corazón; Raúl derribó al Madrid en semifinales con un doblete y Williams dejó para el recuerdo el golazo con el que cerró la doble remontada rojiblanca que acabó significando un título.  

Una versión fabulosa la del tridente en enero y febrero que poco a ido disminuyendo hasta hacerse intrascendente por momentos y, sobre todo, en la final ante la Real.  

En la segunda cita definitiva de la temporada, el Athletic se disminuyó y su tridente con él. Muniain pareció ajeno, siempre de espaldas a la meta rival, Raúl no es que no rematase sino que ni ganó el juego aéreo y Williams vio como enfrente Alexander Isak dejaba claro lo que tiene que hacer un '9' en un partido a contra pelo para un atacante como lo es una final sin juego sin ocasiones y sin remates.  

No pasan por su mejor momento los delanteros del Athletic, de los que en los últimos partidos se salva Álex Berenguer, el gran fichaje de esta temporada que empezó como suplente con Marcelino García Toral y ya es el máximo goleador en Liga de su equipo

Aunque el mal en el conjunto vasco es más global y tiene que ver con la exigencia en lo anímico de una final ante la Real eterna que acabó siendo plomo en las piernas de los leones.  

Otro asunto a solucionar por Marcelino es el doble pivote. Porque no acaba de encontrar uno a su gusto. Ni Dani García ni Unai Vencedor, los de la Supercopa, ni Unai López ni Mikel Vesga, quienes hubo un momento que parecieron los titulares, le han llegado a convencer del todo al asturiano y son la gran duda en la final.  

Aunque los últimos movimientos del técnico, con mucha querencia a jugadores experimentados y con jerarquía, hacen pensar que Dani García será el sábado de la partida.  

Más seguro es para la final el bloque defensivo. Sobre todo si, como parece, se recuperan Yeray Álvarez y Yuri Berchiche, dos indiscutibles en la alineación junto a Oscar de Marcos, atrasado al lateral derecho tras la irrupción goleadora de Berenguer, y el internacional Íñigo Martínez.  

Otro internacional, Unai Simón, en los últimos partidos el elegido por Luis Enrique Martínez, es fijo entre los palos a pesar de los errores que está cometiendo en este curso. Pero Marcelino no ha dudado y jugó hasta en las últimas eliminatorias de Copa.  

También está claro que si Yeray y/o Yuri no llegan en condiciones serán relevados por Unai Núñez, tercer central de la plantilla, y/o Mikel Balenziaga, titular en la Supercopa por otra lesión de Yuri.  

Y no hay duda de que Asier Villalibre es la principal opción de recambio para un ataque al que el 'Búfalo' de Guernica no deja de hacer oposiciones con un ratio de gol por minuto jugado muy superior al del resto de sus compañeros.  

Aunque Marcelino tiene claro el once y en él -sería una sorpresa mayúscula que no fuese así- las posiciones estelares son para Muniain, Raúl García y Williams. Un tridente que los seguidores rojiblancos esperan de vuelta, como en enero, tras su decaimiento de las últimas semanas y especialmente en la final ante la Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios