Cultura

El año que descongelaron a Walt Disney

  • Algunos de los filmes más esperados de la temporada, como 'Agosto', 'El lobo de Wall Street', 'Al encuentro de Mr. Banks' y 'La gran estafa americana', llegan a los cines entre enero y febrero.

Tensas relaciones familiares que estallan en escenas bochornosas con bofetones y tirones de pelo, complejas operaciones -entre peinados y vestuarios imposibles, son los años 70- para destapar un caso de corrupción, sofisticadas lecciones de artes marciales de la mano de Wong Kar-Wai o incluso la descongelación de un mito como Walt Disney, que revive con las facciones de Tom Hanks. Aunque algunos de los títulos que sonaban con mayor fuerza para la temporada de premios -Gravity, 12 años de esclavitud- ya se han estrenado, y a la cartelera también ha llegado en estos días, como regalo de Año Nuevo, el último trabajo de los Coen, A propósito de Llewyn Davis, 2014 arranca con indudables atractivos.

Uno de los primeros largometrajes en exhibirse este mes de enero (el próximo día 10) será Agosto, versión de la obra de Tracy Letts que en los escenarios españoles defendieron con éxito Carmen Machi y Amparo Baró y que en el cine interpretan Julia Roberts y Meryl Streep. Las críticas no han sido tan entusiastas como hacía prever el soberbio material original -crónica de una incómoda reunión familiar tras la muerte del padre- y el fabuloso reparto reunido para la ocasión (Sam Shepard, Ewan McGregor, Benedict Cumberbatch y Juliette Lewis, entre otros, completan el elenco), pero al menos los rumores que aseguran que Meryl y Julia tuvieron sus roces durante el rodaje ofrecen un morbo añadido a la disputa de sus personajes.

El 10 también se estrenan The Grandmaster, regreso de Wong Kar-Wai en el que cuenta la historia de Ip Man, icono de las artes marciales que se convertiría en el profesor de Bruce Lee; La ladrona de libros, adaptación del bestseller juvenil de Markus Zusak, un emotivo relato ambientado en la Alemania nazi y en el que participan Geoffrey Rush y Emily Watson; y Pensé que iba a haber fiesta, película de la argentina Victoria Galardi que tiene en la presencia de la española Elena Anaya un excelente reclamo.

Por lo que apuntan, la quinta colaboración entre Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio, El lobo de Wall Street -a partir del 17 de enero en las salas- presenta a un director con las energías renovadas y sin voluntad de acomodarse: cuentan que el continuo desfase del broker Jordan Belfort, un personaje real que podía ganar 50 millones de dólares en un año, ganancias que despilfarró en prostitutas y cocaína, y que fue condenado por estafa y blanqueo de dinero, ha escandalizado a los académicos en los pases que ha tenido la película. El mismo día se incorpora a los cines una biografía de un hombre en las antípodas de esa codicia: Mandela, del mito al hombre, biopic que si bien no ha levantado pasiones por su calidad cinematográfica sí ha suscitado unanimidad por la entrega de Idris Elba, candidato al Globo de Oro como mejor actor dramático.

El 24 de enero, los espectadores podrán completar, gracias al estreno de la segunda mitad, el puzle que ha compuesto Lars Von Trier con Nymphomaniac, o comprobar si Spike Lee ha mantenido la brutal intensidad de Oldboy, de Park Chan-wook, en el remake que protagonizan Josh Brolin y Elizabeth Olsen. Esa fecha también llegará el segundo largometraje de Santiago Tabernero, Presentimientos, adaptación de un libro de Clara Sánchez, con Marta Etura y Eduardo Noriega, que dividió al público en la pasada edición de la Seminci.

Con Al encuentro de Mr. Banks (31 de enero)no sólo regresa Walt Disney: también lo hace la gran Emma Thompson, que aspira a un hueco a todos los premios del año -aunque la Cate Blanchett de Blue Jasmine es la clara favorita- por su papel como P.L. Travers, la escritora con la que Disney sufrió lo suyo en su pretensión de hacerse con los derechos de Mary Poppins. Dirige esta historia sobre la trastienda del clásico protagonizado por Julie AndrewsJohn Lee Hancock, el responsable de la blandita The Blind Side, por la que Sandra Bullock se hizo con el Oscar.

Desde que el Círculo de Críticos de Nueva York la eligiera como la mejor película del año, La gran estafa americana se ha destapado como una de las rivales más serias para la que hasta entonces parecía la favorita, 12 años de esclavitud. La Academia, que había nominado a David O. Russell por sus últimos trabajos (The Fighter, El lado bueno de las cosas), puede decantarse esta vez por un proyecto que se antoja más ligero que el duro drama que firma Steve McQueen. Parte del encanto que le atribuyen al filme se debe al notable equipo de actores que O. Russell ha reclutado, casi todos antiguos colaboradores suyos: Christian Bale, Bradley Cooper, Amy Adams, Jennifer Lawrence y Jeremy Renner. Sería muy raro que la Lawrence, ganadora en la anterior edición, no obtuviera su tercera candidatura al Oscar, esta vez como actriz secundaria: es el nombre más destacado en las reseñas que hacen de la película.

A finales de enero se estrena igualmente La venus de las pieles, en la que Polanski traslada al cine una obra del dramaturgo David Ives que, como La muerte y la doncella, cuenta apenas con dos personajes, los de Mathieu Amalric y Emmanuelle Seigner. Él es un director teatral, ella una actriz que llega tarde a una audición y que procura que le hagan la prueba. La cinta fue bien recibida en Cannes, pero las polémicas declaraciones de Polanski en la rueda de prensa posterior a la proyección, en la que aseguró que la mujer se había masculinizado con el uso de la píldora, hicieron que el filme pasara a segundo plano.

Después de adentrarse en el mundo de los superhéroes de la mano de Thor, Kenneth Branagh se enfrenta ahora a otro personaje conocido, el de Jack Ryan. Ahora, en Jack Ryan: Operación sombra (31 de enero), es Chris Pine quien hereda este agente de la CIA al que ya encarnaron Alec Baldwin, Harrison Ford o Ben Affleck. Keira Knightley y Kevin Costner, además del propio Branagh, respaldan al protagonista en el reparto.

Entre las películas españolas más esperadas del primer semestre de 2014 se encuentra La vida inesperada (7 de febrero), en la que Jorge Torregrossa cambia de registro, y tras la incomprendida Fin filma un guión de Elvira Lindo. Javier Cámara y Raúl Arévalo protagonizan una historia sobre los sueños incumplidos y las estrategias que el ser humano se inventa para sobrellevar ese fracaso, la de un actor que se mudó, sin éxito, a Nueva York para probar suerte y que recibe la visita de su primo, un tipo que parece haber triunfado en la vida.

Robert Redford, que este año también estrenará la superproducción Capitán América: El soldado de invierno, es el único actor de Cuando todo está perdido, nuevo trabajo de J. C. Chandor tras la celebrada Margin Call. Redford, galardonado por los críticos de Nueva York y candidato al Globo de Oro, realiza todo un tour de force como un hombre que se enfrenta a las adversidades de un viaje en solitario por el océano.

No parece tener muchas opciones Redford de cara a un nuevo Oscar -un premio que nunca ha ganado por una interpretación, aunque sí tenga uno por su trabajo como director por Gente corriente y haya recibido otro de carácter honorífico-. El duelo está entre el Chiwetel Ejiofor de 12 años de esclavitud o el Matthew McConaughey de Dallas Buyers Club. Pocos podían predecir la impecable madurez que está teniendo McConaughey con papeles de la solidez de Killer Joe o Mud. En Dallas Buyers Club, del canadiense Jean-Marc Vallée, en los cines españoles en febrero, el actor perdió peso para dar credibilidad a un enfermo de sida que se rebela contra los médicos y los intereses de las farmacéuticas.

Otros proyectos que animarán febrero serán Monuments Men, nuevo largometraje de George Clooney sobre un escuadrón encargado de recuperar obras de arte recuperadas por los nazis, nada menos que Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Cate Blanchett y Jean Dujardin; Her, una comedia de Spike Jonze sobre el amor entre un tipo solitario (Joaquin Phoenix) y la voz de un sistema operativo (Scarlett Johansson) y que pese a la extravagancia de su premisa ha cautivado a los críticos; Enemigo, libre adaptación de El hombre duplicado de Saramago y nueva colaboración de Denis Villeneuve y Jake Gyllenhaal tras la interesante Prisioneros; o Una vida en 3 días, discutible título en castellano para Labor Day, la última creación de Jason Reitman, que narra la relación entre una mujer atormentada por la marcha de su marido (la siempre convincente Kate Winslet) y un fugitivo al que acoge en su casa (Josh Brolin).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios