Chiclana Casi un treintena de vecinos de Santa Ana ya son propietarios de sus pisos

  • Nueve familias más de la barriada firman el contrato de compra-venta de sus casas por un valor de 7.499 euros

  • El resto de viviendas, hasta un total de 200, siguen siendo de la empresa municipal Emsisa.

El alcalde, José María Román, con uno de los vecinos en el momento de la firma.

El alcalde, José María Román, con uno de los vecinos en el momento de la firma. / Sonia Ramos (Chiclana)

Nueve familias residentes de los bloques de pisos de la barriada de Santa Ana han firmado hoy junto al alcalde de Chiclana, José María Román, el contrato de compra-venta de las viviendas en las que residen desde hace años. De esta forma, desde este momento estos vecinos pasan a ser propietarios de los inmuebles hasta ahora de propiedad municipal.

Así, se culmina un largo proceso iniciado en mayo del pasado año para la enajenación por el procedimiento de adjudicación directa de las viviendas de propiedad municipal de dicha barriada y que tuvo sus primeros frutos el pasado mes de mayo con la firma de compra-venta de las primeras 20 familias, por lo que ya son 29 las que han adquiridos estos pisos.

Cabe destacar que los vecinos debían cumplir una serie de requisitos para la adquisición de la viviendas, entre ellos, estar empadronados y residir en las mismas, además de ser los beneficiarios iniciales de los inmuebles o bien familiar directo. De esta forma, por un precio estipulado de 7.499 euros (incluidos gastos de gestión), cada vecino ha podido adquirir en propiedad las viviendas.

Por otro lado, resaltar que en total son 200 las viviendas existentes en los distintos bloques de pisos de la barriada de Santa Ana, de las que 29 ya han pasado a ser propiedad de los vecinos residentes, mientras que el resto aún sigue siendo propiedad de la empresa municipal Emsisa. No obstante, aquellos residentes que estén interesados en adquirir dichas viviendas en las que residen pueden ponerse en contacto con la empresa municipal para llevar a cabo los trámites oportunos.

“Debemos recordar que esta operación de compra-venta no se trata de un asunto obligatorio para los residentes, por lo que solo están comprando sus viviendas aquellas personas que así lo deseen. De esta forma, si hay vecinos que deciden no comprarlas y continuar como hasta ahora lo pueden hacer sin problemas”, indica el alcalde de Chiclana, quien aclara en que “tan solo puede adquirirse para uso de vivienda habitual, sin que pueda ser enajenada por contrato público, al menos, durante un plazo de cuatro años. Una vez transcurridos estos cuatro años, los propietarios serán libres para poder vender si así lo desean”.

Román reseña que, “antes de que se pusiera en marcha esta operación, desde Emsisa nos pusimos en contacto con entidades financieras con el fin de que, si alguien necesitaba un préstamo para abordar esta operación, haya entidades que estén dispuestas a concederlos como préstamo personal”. “Por tanto, estamos hablando de todas las facilidades posibles para que estos residentes, que llevan muchos años viviendo en los pisos de Santa Ana sin posibilidad de ser propietarios, puedan adquirir formalmente su vivienda”, insiste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios