Chiclana

El mercado del alquiler en la costa mantiene un alto nivel de demanda

  • Aunque en julio los arrendatarios se han visto obligados a bajar algo los precios, en agosto volverán a colgar el cartel de 'completo' · La duración de los contratos se ha acortado de dos a una semana o diez días

Comentarios 1

El verano es época de descanso, de salidas, de conocer otros lugares. Un escenario turístico en el que Chiclana se sitúa a la cabeza del sector nacional, con la llegada de visitantes de origen nacional y, en menor medida en esta época, de extranjeros que vienen atraídos por la 'marea' de sol y playa.

Turistas que, en una elevada proporción, se alojan en los hoteles que se reparten a lo largo de la costa, pero, también en gran proporción, en multitud de apartamentos que permanecen vacíos el resto del año. Viviendas repartidas entre La Barrosa y el Novo Sancti Petri, que pertenecen bien a particulares o a inmobiliarias.

Así, el alquiler en esta época del año asciende de manera considerable, pero ¿cómo le ha afectado la crisis a este sector?

Tanto las inmobiliarias como los arrendatarios se disputan la zona de la playa, que es la más demandada en las vacaciones. La mayoría de las oficinas de la zona afirman haber bajado los precios de sus alquileres a pesar de que en el mes de agosto apenas se ha percibido la crisis.

Algunas inmobiliarias, sin embargo, como 'Costa y Mar', no han bajado sus precios desde que comenzó la recesión. Aseguran que, a pesar de que los visitantes acortan su estancia, siguen llenando los meses de verano sin problemas.

La inmobiliaria 'Despasol', situada en el Novo Sancti Petri, se dedica únicamente a la zona de la playa y afirma que en el mes de julio se "ha notado una pequeña bajada de visitantes respecto al año anterior". "Sin embargo", destaca, "agosto, mes de las vacaciones por excelencia, sigue siendo tan demandado como otros años".

Del mismo modo, José Butrón, de la agencia 'Campomar', señala que, "prácticamente, el nivel de demanda de apartamentos de alquiler es similar al de otros años, dándose la circunstancia de que gran parte de las familias que llegan estos días a nuestra costa son repetidoras, con lo que logramos algo tan importante como fidelizar el turismo". Asimismo, destaca que se ha acortado el tiempo de estancia, de la típica quincena a los diez días o una semana.

En cuanto a los precios, la primera quincena del mes de agosto en primera línea de playa ronda los 2.000 euros y los 1.500 en la segunda. Esto representa una bajada de entorno a los 150 y 200 euros en general.

Los precios bajan cuando se trata de alquileres a particulares. Una semana en un apartamento corriente de dos habitaciones se encuentra entre los 500 y 700 euros. Estos precios también varían dependiendo de la semana o quincena elegida. La primera quincena de agosto es, sin duda, la más demandada y, por tanto, también la menos económica.

Respecto a los visitantes que vienen hasta Chiclana, éstos suelen proceder de la parte norte del país, zonas como Madrid, País Vasco o Barcelona, entre otras muchas ciudades. Sobre todo son familias, con niños, que buscan la tranquilidad y la diversión de la playa. También del extranjero vienen al año miles de turistas pero estos se concentran más en la zona hotelera.

A pesar de que el destino elegido por los españoles, poco a poco, va variando, hay un claro destino preferido, y es el de sol y playa.

Desde hace unos años, hemos podido comprobar como los turistas se alejan del veraneo en hoteles y se acercan más, ya sea por motivos económicos o por buscar un ambiente más familiar, a los alquileres de apartamentos. Además, este tipo de alquiler da la comodidad de una casa a los visitantes. De esta forma, los turistas, evitan el comer fuera de casa, lo que supone un gran ahorro en tiempos de crisis.

Del mismo modo, vemos cómo los turistas aplazan sus vacaciones hasta el mes de septiembre, época en la que la demanda de alquileres se reduce al igual que los precios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios