Entre Chiclana y Colombia

De la profesión a la pasión, un viaje de ida y vuelta en 'El temple de la arquitectura'

  • El joven arquitecto chiclanero afincado en Bogotá, Lucas Ariza, presenta un libro en el que danza, arquitectura y flamenco van de la mano   

Lucas Ariza, en el centro, con Israel Galván y Carlos Pedraza durante la presentación del libro en Sevilla. Lucas Ariza, en el centro, con Israel Galván y Carlos Pedraza durante la presentación del libro en Sevilla.

Lucas Ariza, en el centro, con Israel Galván y Carlos Pedraza durante la presentación del libro en Sevilla. / (Sevilla)

Lo que empezó como un trabajo final de máster ha terminado siendo una obra literaria que refleja fielmente la personalidad de un joven arquitecto chiclanero que hace ya 11 años se 'enamoró' de Bogotá, Colombia, como rincón del mundo donde desarrollar su vida profesional, un marco que, como él mismo destaca, le ha permitido dar a luz este trabajo que, a buen seguro, no habría sido posible, o sería muy diferente, de haberse escrito a este lado del 'charco'.

Fue en 2008 cuando Lucas Ariza Parrado, arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla, inició su aventura sudamericana, un destino que le cautivaría y donde permanece, como profesor asistente en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Los Andes, Bogotá. Allí realizaría la maestría y, lo que en España sería el trabajo fin de máster, se convertiría en el libro que hoy es razón de ser de este artículo, El temple de la arquitectura. Reflexiones sobre danza y arquitectura desde el flamenco.

De esta forma, entre los trabajos que obtienen la calificación más alta en la sustentación de la tesis, el Departamento de Arquitectura de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes escoge algunas obras para publicarlas en su colección 'Tesis de Posgrado', siendo el de Lucas Ariza uno de los elegidos.

Del libro, que ha sido presentado hace unas semanas en Sevilla, llegarán nuevos ejemplares a España próximamente

En palabras de su propio autor al intentar definir su obra, "el texto ahonda en la reflexión sobre la arquitectura desde sus fundamentos, con el propósito de entenderla como una de las artes. Para eso, la mirada se enfoca más en aspectos temporales que en los espaciales, en la experiencia estética que supone habitar el mundo". "Esta visión se construye a través de la danza –continúa profundizando el autor– que permite reflexionar sobre el tiempo, mediante el ritmo, el gesto y el acontecimiento. Estos conceptos se reúnen en un término clave, con resonancia: el temple, que remite al flamenco, ese arte particular que aún guarda una forma de hacer que se confunde con el vivir".

Para asumir y transmitir estos conceptos, su autor elige unas singularidades que ayudan a construir el discurso. En la danza es el bailaor flamenco Israel Galván; en la arquitectura son tres proyectos "que se mueven en un límite permeable entre la arquitectura y la escultura o el monumento".

Como el propio Lucas explica, "el recorrido del proyecto no ha sido mucho hasta el momento. Tiene el aire de los cantes de ida y vuelta, así que ha ido fundamentalmente de Colombia al sur de España". La investigación como tal, no tanto el libro, ha sido presentada en Bogotá en el IX Festival Danza en la Ciudad 2016, así como en varias sesiones docentes de distintos cursos de arquitectura. En 2017 se presentó en el Ateneo Literario, Artístico y Científico de Chiclana y el pasado año, a través de la Librería Reina Mercedes de Sevilla, se pudo hacer el lanzamiento de la obra, con la presencia del bailaor Israel Galván, caso de estudio primero del texto.

Editor también de 'Dearq', Revista de Arquitectura del Departamento de Arquitectura de la Universidad de los Andes que ha obtenido ya varias distinciones y reconocimientos en Colombia, Lucas Ariza asegura que "las motivaciones que dan lugar a esta obra son tremendamente personales. El trabajo realizado en la Maestría de Arquitectura ha sido el escenario idóneo para aunar mis pasiones y mis obligaciones", algo que califica sencillamente como "una suerte".

"El hecho de estar lejos de casa –explica este joven chiclanero que en mayo cumplirá 37 años– ofrece una perspectiva muy valiosa sobre asuntos que han estado siempre tan pegados a mí que en la mayoría de las veces uno no termina de verlos en toda su magnitud". "Más que hablar de una u otra disciplina o querer decir en qué se parecen o se distinguen", argumenta Lucas sobre su libro, "lo que me deja este trabajo con mayor claridad es que la manera de hacer las cosas es tan importante, o quizás más, como el hecho de hacerlas".

Como su creador reconoce, la distribución y venta del libro en España no está siendo sencilla. Desde Colombia, junto con Ediciones Uniandes, se está tratando de implementar algunas medidas para que los libros puedan estar con facilidad en las librerías españolas, sin embargo, estas gestiones aún no han concluido. Hasta el momento, y de manera muy artesanal, se han enviado algunos ejemplares del libro que se han vendido en la Librería Reina Mercedes y algunos otros que han llegado a Madrid y Chiclana, estando previsto que lleguen nuevos envíos en próximos días.

Cabe destacar, por otra parte, que Lucas Ariza se incorporará desde este domingo 10 de febrero como nuevo articulista de Diario de Cádiz, en su Edición Chiclana, unas colaboraciones que saldrán publicadas cada 15 días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios