Chiclana

Una experiencia piloto permite dar valor ecológico a los restos vegetales

  • El área de Medio Ambiente califica de éxito la colocación de compostadoras en Doña Violeta

Hace apenas dos meses que la Delegación Municipal de Medio Ambiente y la Asociación de Vecinos de la Urbanización Doña Violeta suscribieron un acuerdo de colaboración para poner en marcha una experiencia piloto medioambiental "que está alcanzando un notable éxito", según destacan dsde el Consistorio.

En concreto, se trata de la instalación de cuatro compostadoras para la recogida de restos vegetales y de los elementos necesarios para su funcionamiento; todo ello realizado con materiales reciclados. Para este fin se ha contado con la colaboración de la técnico de gestión de recursos ambientales Ángeles Jiménez; así como de una decena de vecinos que se han involucrado en proporcionar los restos que permiten la obtención del compost.

Para dar a conocer los primeros resultados de esta experiencia y trasladarla al resto de asociaciones vecinales de zonas donde la proliferación de jardines es significativa, Joaquín Páez, delegado municipal de Medio Ambiente, y Adrián Sánchez, delegado municipal de Fomento, se reunieron con representantes de Doña Violeta, así como de las entidades vecinales de Los Balcones, Chiclana Norte, Pinar de los Franceses y Llano de las Maravillas. Durante este encuentro en el área de compostaje de Doña Violeta, la técnico Ángeles Jiménez explicó el proceso seguido para poner en marcha el proyecto y el funcionamiento del mismo.

Así, Páez indicó que "con este proyecto se deja patente que hay una alternativa ecológica y económica para la recogida y gestión de los restos vegetales. Es una opción barata y práctica en contraposición al transporte y eliminación de los residuos en las plantas de tratamiento. El resultado es la menor necesidad de emplear tiempo y dinero en el desplazamiento de estos residuos, con el ahorro que ello supone. Además asistimos a la reutilización en origen del compost, con el consiguiente beneficio ecológico".

Por su parte, Ángeles Jiménez ha asegurado que "llevamos tan sólo dos meses trabajando en este proyecto pero ya pueden verse los resultados. Las compostadoras son contenedores reciclados a los que se les ha instalado un sistema de goteo. En principio se han sumado unos diez vecinos, que traen aquí sus restos. Lo verdaderamente interesante es que de lo que en principio es un residuo obtenemos un producto: el compost, que puede ser reutilizado tanto a nivel particular como comunitario". El resultado inicial ha sido el mantenimiento de un pequeño huerto y el rescate de plantas que fueron salvadas de ser trituradas, cuyo estado de conservación ha mejorado notablemente tras los cuidados recibidos por los propios vecinos que se han sumado al programa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios